Krems y un salto a la fama

Ella sabía lo que necesitábamos. No habíamos hablado mucho, pero lo intuía. A veces los amigos tienen esas cosas. Por eso, a las pocas horas de recibir mi mail nos respondió: “Se vienen a mi casa. Yo no estoy, pero...