Jodhpur, la ciudad azul

 
Atravesando las áridas tierras del Rajastán llegamos en bus a la ciudad de Jodhpur, a la que llaman la ciudad azul. Si bien nos costó un tiempo encontrarle el azul a la ciudad… si uno busca lo encuentra…

De camino entre Jaisalmer y Jodhpur pudimos ver la dureza de la vida rural en el estado de Rajastán, similar a la vida rural en muchísimos otros países. Pequeños poblados con casas de adobe y paja; mujeres cargando en sus cabezas pilas y pilas de leña, ladrillos y ropa, y cuencos con agua.  Hombres raquíticos con sus turbantes de colores y su ropa blanca tratando de que las cabras les obedezcan. Niños sacando agua de los pozos. Niñas llevando en sus cabezas palanganas de metal cargadas de bosta, la que luego secan al sol en forma de “tortitas” y la usan, entre otras cosas, como combustible. Este mismo combustible natural se utiliza en otras partes del mundo, como en Latinoamérica.

Los colores de los turbantes y la manera en la que se atan tienen un significado social y religioso. Por ejemplo los turbantes rosas representan a los hindúes (eso es lo que nos contaron).

La ciudad de Jodhpur es una de las más sucias que vimos, hasta ahora, en India. Como siempre, el bus desde Jaisalmer nos dejó en cualquier lugar de la ciudad (casi nunca respetan las estaciones de buses) y desde ahí nos tomamos un tuc tuc hasta la “torre del reloj”, una especie de plaza con mercado en el casco antiguo de la ciudad. Como siempre, el conductor del tuc tuc insistió en que le digamos el hotel al que íbamos. ¿Para qué? Porque así ellos te llevan y se ganan una comisión, lo que implica que a vos la habitación te sale más cara de lo que cuesta. Por eso siempre los evitamos y buscamos el alojamiento por nuestra cuenta, pero a veces se vuelven tan pesados que es complicado sacártelos de encima. Uno sabe que están haciendo su negocio, pero si los podés evitar mucho mejor. Una vez en la famosa torre, y sin el conductor del tuc tuc encima, nos dedicamos a buscar un lugar. Casi todas las guesthouse son iguales: escaleras pronunciadas, habitaciones muy básicas y una terraza-restaurante con vistas al fuerte, así que elegimos una de las más baratas.

Plaza de la torre del reloj.

Vista del fuerte de Mehrangarh.

Por consejo de unos amigos españoles que estuvieron alojados en nuestra casa en Buenos Aires, fuimos a visitar a Amil y Rehka y tomamos un curso de cocina india con ella. Fueron más de cuatro horas en las que cocinamos y comimos mucho!! Realmente los sabores son riquísimos. Aprendimos a preparar chapati y naam indio, rice biriyani, raita, pakoras, masala chai, fried dal y otros curries. Prometemos cocinar algo a la vuelta! Ahora sólo algunas fotos…

Alrededor de la plaza del reloj se encuentran miles de tiendas donde venden de todo, pero sobre todo, especias.También están los típicos bazares especializados en distintos productos, desde telas hasta elementos de cocina.

Los vendedores y los clientes suelen sentarse plácidamente para discutir precios y calidades.

Además de especias encontramos el kiosco de Vicky, un chico indio que vende omelette y tortillas de papas. Convengamos que no es la tortilla de papas de “la abuela”, pero por medio dólar estaba riquísima. Almorzamos varias veces en su puestito y nos hizo firmar su libro de visitas.

Sentados arriba de los huevos.

Camino al fuerte tuvimos una mala experiencia con unos chicos. Por no tomarnos un tuc tuc comenzamos a caminar por las calles del casco antiguo hasta que nos metimos en unos callejones donde había mucha basura, animales y niños jugando. Nada raro. Cuando nos acercamos hacia el final de la calle los nenes comenzaron a pedirnos dinero. Algo, lamentablemente, nada raro tampoco. Lo diferente esta vez fue que, cuando les dijimos que no, comenzaron a tirarnos de la ropa. Decidimos darnos vuelta y nos tiraron piedras y bolitas con las que estaban jugando. Nos volvimos sobre nuestros pasos con cara de malos y salieron todos corriendo… fue una sensación muy fea porque sentimos que esos chicos no tenían nada de inocencia… al contrario, sentimos agresividad en sus miradas, una especie de resentimiento hacia el “extranjero”. Obviamente son cosas que copian o aprenden de los adultos, pero realmente es una pena que estas cosas sucedan. Por desgracia, en muchas partes del mundo los chicos son “usados” para conseguir dinero, pero nunca habíamos visto tanta agresividad…
Obvio que no todos los chicos en India son iguales y muchos de ellos te regalan una sonrisa, pero lo que nos pasó no es tan extraño…

En uno de los bazares del mercado encontramos varios artesanos que preparaban pulseras con resina. Las hacen a una velocidad increíble. Les dejamos los pasos en algunas fotos.

Nos vemos en la próxima entrada! Saludos a todos!

Los invitamos a sumarse con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino y a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Es muy fácil. Tienen que escribir su correo en el recuadro donde dice “suscribite”, ir a la bandeja de entrada en su mail, buscar un mail de feedburner (puede caer en no deseados) y hacer click en el link que está en ese mail. Gracias!

Aldana Chiodi
Seguime en:

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi
Seguime en:

About Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.

15 thoughts on “Jodhpur, la ciudad azul

  1. Hola. Somos una pareja que va a la India este verano y estamos disfrutando con vuestro blog. Nos gustaría tener más información del curso de cocina que hicisteis. Gracias.

    • chicos!!! Creo que les respondí esta respuesta en un mail, por las dudas, aunque es un poco tarde, les paso el dato pra quienes quieran hacerlo:
      Anil y rekha Sharma.
      Girdi Kote, Amar Chowk, Jodhpur. (está en las afueras de la plaza del reloj, bien en el centro junto a varias hosterías.
      que lo disfruten!!

  2. che.. primero quiero una camisolina así.. igual igual.. y quiero unas telas.. para hacerme algunas polleras.. !! ahora bien..
    .. yo tampoco entendí como hacen las pulseras.. jaj!! faltan pasos che.. Sigo maravillandome con ese país.. sus colores.. los rostros.. todo.. y es muy triste lo que cuentan de los nenes.. realmente me entristeció.. claramente son producto y conseuencia.. claramente son los mas perjudicados y privados de sus derechos.. es feo eso.. Por lo demás… basicamente la comida.. bueno.. ya vienen prometiendo cocinar un par de platos.. espero cumplan su promesa.. namas.. ha!! vuela otro abrazo fuerte fuerte para ambos..

  3. chicos es maravilloso lo que cuentan, y creo que SI… deben meterse en todos lados y vivenciar la maravillosa experiencia de estar alli, con gente tan diferente pero a la vez tan solidaria, la basura no contagia, esto va para mi amiga A.Maria, que la quiero mucho…!!! un abrazo. liliana.

  4. Hola Chicos:
    rebuenas las historias de la ciudad azul. Que pena nos da por esos chicos que ya tienen tanta agresividad. Uds. tengan mucho cuidado.
    Nos parece muy bien que Dino cocine y Aldana coma así que a no perder las buenas costumbres y que lo siga haciendo. ( todas las recetas que traigan serán bienvenidas)
    El bazar y como hacen las pulseras es muy interesante como todo lo que nos han contado.Les mandamos besiños
    Rosalía y Papá

  5. Hola chicos. Me alegra verlos bien. Como siempre súper interesante la entrada, las anécdotas y las fotos. Lo de sentarse arriba de los huevos y que no se rompan es parte del show de Dino? Cuídense mucho. Un abrazo.

  6. Hola Chicos :Con tantos nombres raros de ciudades y de comidas ,no se como se acuerdan qué comieron en cada lugar ,yo ya tengo un matete que no puedo ordenar ideas.
    La agresividad en los chicos que los atacaron,aqui ya se hizo moneda corriente ,por desgracia.
    Espero que sigan recorriendo todo lo que puedan con mucha felicidad .Cariños.
    Adriana

  7. ¡¡Que bien salieron en las fotos!!, especialmente en la que están juntos.( lástima la basura que hay alrededor).
    Coincido con Margarita, me encanta esa blusa, y con ese tostado,te queda re linda.
    La comida se ve muy apetitosa.Aprendieron algo? espero que si.

    Muchos besos..

  8. Por favor si haceis otro curso de cocina que os enseñen a hacer panipuri (ni idea como se escribe) que son una especie de burbuja de una masa frita que luego rellenan con una especie de yogur con verduritas dulzonas o algo asi, es una delicia!! Probadlo lo venden en muchos puestos callejeros.
    La ciudad yo la vi requeteazul desde el fuerte, nos contaron q ue era el color de la casta de los brahamanes pero ahora se usa mucho en toda la ciudad.
    Es verdad lo que dice Caro, Aldana, estas doradita!!Oye, te propongo que te pintes los pies o las manos con henna, habras visto a muchas mujeres asi, es precioso, yo me pinte una vez los pies y los llevaria siempre asi si viviera ahi.
    Otra cosa avisadme cuando quereis que avise a Clara y Javier en Gurgaon, cerca de Delhi, teneis lod datos, no? Se que esta semana llega una hermana de Clara y se queda 10 dias. Besotes!!

  9. Y es así: el azul siempre está!!!!
    Adhiero a Margarita, Al, estás relinda y con un colorcito que jamás te vi acá!!!!!
    Cuídense!!!!
    Besitos!!!!

  10. Aldana, me encanta tu blusa rayada verde y naranja!!!Qué cocinaron? Ojo! por dónde se mueven, esos callejones no se ven muy buenos. No se confíen!! Se los ve re lindos en las fotos. Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *