Magia norteña

“¿Cuál es mi nombreeee?” Pregunté gritando a los chicos de la escuela rural 4399 Adolfo Guemes, en el departamento San Carlos, muy cerquita de Cafayate, por la ruta que va a Cachi, en Salta. “Papáaaa”, me responde una vocecita desde la maraña de caritas que me miraban y escuchaban atentas.
Las risas no tardaron en aparecer. Es que Tahiel, sentado entre los chicos, decidió tomar la posta y responder antes que nadie a mi pregunta. A veces también, ante una frase estándar del show de magia como por ejemplo “¿saben qué va a pasar con la pelotita si no la agarran fuerte?”, él gritaba: “va a voloaaaaar”, anticipándose al mago.
Vaya cambio que significó presentarnos con nuestro proyecto otra vez en las escuelas rurales, pero ya con Tahiel siendo parte. Para mí fue un regreso con gloria, después de mucho tiempo, a este tipo de público del que tanto disfruto. Pero además, esta vez con mi hijo, que cada día está más grande y me sorprende permanentemente.
A veces se mezcla entre el público y otras veces, entre mis piernas. Participa desde “la tribuna” o me imita desde el improvisado escenario. Interrumpe, se ríe, contagia al resto, se mimetiza con la actividad. A veces, por supuesto, también se aburre y sale a jugar a los patios de las escuelitas, rodeados de montañas, y corre y corre como si la altura no le afectara en lo más mínimo.

img_0105

 

img_0113

img_0032

img_0051

img_0172

img_0112

 

Ismael, del hotel Asturias de Cafayate, y Luis, de la empresa Runa Tour de Tilcara, fueron quienes nos resolvieron todo para poder mostrar lo que hacemos ante los chicos de tres escuelas y de un club, 2 en Salta y 2 en Jujuy. Para nosotros, llegar a las escuelas rurales es muy complicado. No solo trasladarnos hasta ellas el día de la presentación, sino que las dificultades comienzan antes, cuando queremos contactarnos con los maestros o directores. Por suerte, siempre aparecen personas, como Ismael y Luis, que nos ayudan en el lugar. No solo nos pusieron en contacto con los directores, sino que además nos  llevaron con sus autos y nos acompañaron en las presentaciones. Como siempre decimos, sin la ayuda de los amigos del camino no podríamos llevar a cabo nuestro proyecto.
En las dos escuelitas de Salta, la de San Carlos y la nro. 4366, Virgen del Valle, Las Conchas, lamentablemente no tuvimos electricidad, por lo que no pudimos proyectar las fotos ni la charla. Lo que sí tuvimos fue frío, y mucho. No recuerdo haber tenido en mi vida tan duras las manos para hacer magia, como en la primera escuelita, temprano por la mañana. No sentía las cosas que agarraba. El calor, como siempre, lo ponían las caritas de asombro y alegría del público.

img_0004

img_0037

img_0047

img_0049

img_0054

img_0090

img_0114

img_0132

img_0133

img_0142

img_0165

 

En Jujuy, en la escuela 240 de San Roque, ahí nomás de Humahuaca, tuvimos electricidad y pudimos dar la charla. Los chicos escucharon atentamente nuestros relatos y disfrutaron de las fotos, hasta hubo ronda de preguntas antes del show de magia al cierre de la actividad. Tahiel ayudó a acomodar las sillas y, como había una salida de jardín de infantes muy parecida a la suya, se quedó jugando con sus nuevos amigos.

img_0041-copy

img_0045-copy

img_0115-copy

img_0049-copy

img_0081-copy

img_0102-copy

img_0089

 

Luis nos preguntó, cuando aún no habíamos abandonado Buenos Aires, si en lugar de una escuela podíamos presentarnos en un club, en su club, en Maymará, donde él vive con su mujer y su hijita de 2 meses. Claro que sí, chicos son chicos en todos lados, le respondimos. La sorpresa fue grande cuando al llegar, nos enteramos que el público no estaría formado por peques. Eran la reserva de fútbol de Unión Deportiva Maymará. Todos chicos varones de entre 15 y 17 años. El show que yo llevaba en mi valija estaba pensado para niños pero las cartas ya estaban echadas. Como durante el día convocaron para el evento por la radio del pueblo, también habían concurrido algunas familias. Me puse el sombrero y arranqué con mi flamante “show infantil para adolescentes”. Si esto me hubiera pasado hace unos años, se me hubiese trabado la neurona y no hubiese sabido salir de la coyuntura. Pero el mago creció y sí supo salir. Fue un éxito y todos disfrutaron.

 

img_0087

img_0097-copy

img_0103-copy

img_0105-copy

img_0107-copy

 

Luego del show ficharon a Tahiel para el equipo. Para esta cuarta presentación prefirió correr en la cancha, a los pies del bellísimo cerro Paleta de Pintor, detrás de una pelota que llevaba 5 minutos durmiendo debajo de la suela del 10, que reía y reía. Tahiel se acercó a él y con su mirada bastó para que la redonda abandone esa suela y vuelva a hacer lo que más le gusta: rodar. El Tahiel que salió a la cancha detrás de la pelota mientras su padre divertía a los jugadores volvió tan lleno de tierra que se confundía con el paisaje. Entre tanta tierra se dibujaba su sonrisa. La de un nene inquieto y lleno de alegría que me llena el alma cada mañana. Qué alegría me da que Tahiel, de a poco, se vaya integrando plenamente a Magia en el Camino.
Queremos agradecer nuevamente a Andes Líneas Aéreas por permitirnos llegar a Salta y a Jujuy y a Luis y a Ismael por el gran apoyo que nos dieron con el proyecto. Por último también al Ministerio de Cultura y turismo de Salta, por su gran apoyo.

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá y en Instagram acá. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama “Magia es Viajar” y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa.
Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Dino Feldman

Dino Feldman

Desde 2009, junto con Aldana, decidí cambiar mi estilo de vida: dejé la ingeniería en sistemas para dedicarme solo a la magia y a los viajes. Desde ese momento disfruto de conocer y compartir otras culturas, de escribir y de llevar magia por el mundo mientras arrancamos muchas sonrisas.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés contactarme en las redes sociales.
Dino Feldman

Latest posts by Dino Feldman (see all)

About Dino Feldman

Desde 2009, junto con Aldana, decidí cambiar mi estilo de vida: dejé la ingeniería en sistemas para dedicarme solo a la magia y a los viajes. Desde ese momento disfruto de conocer y compartir otras culturas, de escribir y de llevar magia por el mundo mientras arrancamos muchas sonrisas. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés contactarme en las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *