Mi primera palabra fue «hola», la segunda, «agua» y la tercera…. «tren»

Yo no sé si fue porque mis papás me llevaban a lo de mis abuelos siempre por el mismo camino y ese camino está pegado a la vía del tren, pero desde muy chiquito (y después de decir «hola» y «agua», yo digo «tren». Bueno, en realidad digo «ten, ten, ten» y mis papás ya entienden a qué me refiero. En ese camino hacia lo de mis abuelos siempre veía algún tren y me encantaba.
En este viaje que a mis papás se les ocurrió llamar #europamagica2015 ya viajamos en algunos trenes, pero ahora se viene una nueva etapa en el viaje: ¡por dos meses vamos a viajar solo en tren! Es que Rail Europe nos dio un Eurail Global Pass para que lo usemos en la red de trenes europeos por donde querramos y así les podamos contar nuestra experiencia. Yo les voy a contar la parte más linda de los viajes en tren porque me encantan! (Mis papás se encargarán de hacer el post «aburrido» sobre cómo usar los pases y los trenes en Europa).
¿Saben por qué me gustan tanto? Porque en el tren tengo mucha más libertad que en el bus y el avión. En el tren me puedo parar y puedo caminar un poco (aunque siempre me andan diciendo que no puedo correr y solo me dejan caminar cuando el tren se detiene en las estaciones). En el tren puedo ver distintos paisajes desde una ventanilla enorme y soy fanático de ver llegar y partir trenes desde las estaciones.

eurailpass

A mí me gusta mucho esto de que los viajes largos tengan como viajes internos o micro-viajes. Me encantó estar más de 10 días en la Emilia Romagna haciendo turismo familiar y ahora me encanta esta nueva etapa de recorrer Europa en tren. Cada nuevo micro-viaje es una aventura, es una nueva planificación, nuevos lugares y nuevos nombres. ¿Se acuerdan del post que escribió mi mamá antes de que se fueran a África? Palabras desconocidas que se vuelven comunes. ¿Lo leyeron? Se los recomiendo por que es tal cual! Ahora con mis papás estamos viendo el mapa de lo que viene y leyendo nombres de ciudades, pueblos, montañas y lagos que me suenan muy ajenos y lejanos y, sobre todo, muy difíciles de pronunciar. Pero pasa lo que dice mi mamá en ese post. Después de que estás ahí, los conocés, los pronuncias (muchas veces mal) y le ponés imágenes e historias a esos nombres, pasan a ser comunes. ¡Es lo que me pasó a mí con los nombres de los pueblos vascos! Y es lo que seguro nos va a pasar cuando vayamos a Ljubljana, a Kotor, a Bled, a Bratislava o a Postojna…

¿Para dónde nos vamos? (invertimos las fechas)

La idea original era usar estos dos meses de pase de tren por algunos de los países de la zona de los balcanes, es decir, aquellos que se ubican en la península balcánica (aunque mi mamá me contó que a muchos se los llama «balcanes», pero que geográficamente no se ubican allí o solo tienen una pequeña parte que pertenece a ella). Pero el otro día mis papás estuvieron conversando muy seriamente sobre lo que seguía y decidieron cambiar de idea. Más que la idea, el orden de las cosas. El tema es que en esta parte de Europa donde estamos ahora hace muuuuuchoooo calor. Pero mucho, mucho. Ni yo ni mis papás somos muy amantes de este calor y ellos tienen miedo de que me haga mal. ¡Aunque yo creo que los que más se quieren ir de este calor sofocante son ellos! ¿Pero vieron cómo es esto? Cuando somos tan chiquitos nos suelen poner como excusas. Por eso, la idea ahora es ir para el «norte», para Bélgica y Holanda, quedarnos un tiempo por allá y después sí «bajar» por República Checa, Austria, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia, Montenegro, etcétera.
Más allá del orden de visita, este cambio hace que posiblemente no podamos conocer todos los lugares que mis papás querían conocer de los Balcanes, pero de a poco van aprendiendo que viajar con bebés implica ir más lento, que ya van a pasar esta etapa y que volverán en otro viaje para conocer más.

Yo estoy feliz con este cambio porque vamos a pasar por lugares que ni los teníamos en mente, como Zurich y Luxemburgo (que me dijeron que tiene unos castillos increibles)! Además, en Bélgica y Holanda vamos a visitar a amigos de mis papás que tienen hijos de mi edad, por lo que voy a poder jugar mucho!
Así que siempre es bueno mirar las cosas positivamente.
¡Muchas gracias por acompañarnos en este viaje!

mapatrenes

Estoy todo despeinado porque recién me acababa de levantar…

Además de las palabras que dice el título, ya repito sin parar:

aión (avión)
ión ión (camión)
eta eta (bicicleta)
to to (moto)
ató ató (auto)
Como verán, tengo un marcado interés por los medios de transporte!

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama «Magia es Viajar» y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa. Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

 

. Agradecemos a RailEurope por los Eurail Global Pass con los que recorreremos Europa por dos meses.
Seguime en:

Tahiel

Soy Tahiel, el tercer integrante de Magia en el Camino. Soy muy nuevo en esto del blog y las redes sociales, pero ya tengo mi propia columna. Espero que les guste!
Seguime en:

One thought on “Mi primera palabra fue «hola», la segunda, «agua» y la tercera…. «tren»

  1. Que bueno Tahiel!
    Estás muy grande, hermoso y viajero!

    Nos alegramos muchisismo por lo que se viene… El tren es una excelente opción para viajar por Europa. Tus papás deben estar re contentos!

    Abrazos a los tres 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.