Udaipur y las bodas indias

 

En esta época del año todo el norte de india se llena de colores, no sólo por la gran cantidad de festivales que se celebran, sino también por las bodas. Es la época de las bodas y cada boda tiene, en la mayoría de los casos, una duración de tres días. Decimos en la mayoría de los casos porque pueden durar también 7 o 30 días!! Creemos que las de 30 días ya casi no se festejan…

Las invitaciones suelen ser grandes, muy “barrocas” y en ella figura la programación de los festejos. Si hay 100 invitados se imprimen 101 tarjetas, porque una es para el dios de la felicidad.

En general, la primera fiesta es la de compromiso donde los novios intercambian anillos y la familia de la novia hace presentes para los novios y la familia del novio.

Previamente a la boda se celebra el sangit (música en hindi). Esta celebración es propia de las mujeres, en la que se canta, baila y come. En ella participan las parientes y amigas de la familia de la novia. Suele tocarse el dhol, un intrumento tradicional, y es el momento de la decoración con henna de las manos y brazos. Se supone que cuánto más cercana a la novia es la invitada, más complejo es el dibujo que se le realiza.

Mientras las mujeres realizan esta celebración, puede ser que los hombres hagan una fiesta alternativa, pero no como se pueden imaginar en occidente, sino que ponen música a todo volumen y bailan solos al compás de la música de Bolywood.

El día de la boda, el novio llega en caballo o carroza al lugar del evento, siempre acompañado por una banda de música y sus familiares e invitados.
Una vez en el salón, el novio espera a la novia sentado en un trono. Ella llega rodeada de su familia e invitados y se sienta junto a él. Según la tradición más estricta, no deben hablar ni mostrar grandes sentimientos en sus caras.
Mientras ellos miran, los demás disfrutan del banquete y de la música, previa toma de fotografías aburridas con la familia.

Para que vean la vestimenta tradicional de las bodas.

La verdadera boda religiosa comienza después de la media noche y sólo en presencia de los familiares y amigos más cercanos. Dura más de dos horas en las que se rezan versos en sánscrito y se intercambian dinero y otros presentes. Para estar oficialmente casados tienen que dar siete vueltas alrededor de un fuego y el novio le coloca una cadena a la novia en señal de protección. Como  esta parte de la ceremonia es privada no la pudimos ver.

Finalmente, el último día de las celebraciones se festeja la fiesta del matrimonio. En este caso, los novios están más relajados, sin tantos rituales que cumplir.
Una de las maneras de darte cuenta en qué casa se festeja un casamiento es la presencia de luces de colores en las ventanas y balcones.

Es muy común ver este tipo de procesiones por las calles. Atr’as de los músicos est’a el novio.

En gran parte del país la mayoría de las bodas son arregladas, por eso los novios apenas se conocen. Tuvimos la oportunidad de presenciar una y realmente nos dio mucha pena la cara de susto que tenía la “nena” que se estaba casando, aunque según dice la tradición ella no debe mostrarse muy feliz.

No sólo se casa “el pueblo” sino que también se casan las princesas…. y justo los días que estuvimos en la ciudad se casaba la princesa de Udaipur y, por ese motivo, durante cuatro días estuvo todo cerrado, así que no pudimos visitar el palacio, que es uno de los íconos de la ciudad.

El palacio de Udaipur es el más grande del Rajastán y fue construido por varios marajás. Es la construcción más alta que se observa en la imagen.

El casco antiguo de la ciudad se encuentra alrededor del lago Pichola. El lago tiene dos pequeñas islas, la de Jagniwas y la de Jagmandir. La primera está totalmente ocupada por un palacio construido por el maharajá Jagat Singh II en 1754. En la actualidad es un hotel de lujo. La segunda isla también tiene un palacio, pero un poco más antiguo, ya que fue construido por el maharajá Karan Singh en 1620.

Vista de la isla Jagniwas. Las montañas que rodean la ciudad son los montes Aravalli. Muchos dice que Rudyard Kipling para su historia de Mowgli se basó en las zonas de las colinas de Aravalli, aunque también incluyó nombres de ríos o cerros (como las colinas Seeonee y el cañón del río Waingunga) que se ubican en otras zonas del norte de India.

Puente peatonal que une las dos orillas del lago. A veces el tránsito está bloqueado por algunas vacas.

Cerca del puente se encuentran algunos Ghats (escaleras) donde las mujeres lavan la ropa, los niños venden bijouterie, los hombres tratan de conquistar a los viajeros con algún instrumento típico del Rajastán y las vacas pasean.

Fuera del casco antiguo, la ciudad de Udaipur es muy parecida al resto de las ciudades indias donde no faltan basura, mucha suciedad, muchos animales, muchas bocinas, muchos tuc tuc y muchos puestos de venta callejeros.

Preparando el típico té indio, el chai.

1.444 columnas

Para llegar a Ranakpur, a 90 km de Udaipur, nos tomamos un bus local que tardó tres horas y media para llegar y tres horas y media para volver. O sea que hicimos 7 horas por una carretera serpenteante sólo para estar una media hora en uno de los templos Jainíes más importantes de la India. Llega un momento en que todos los templos se parecen y por eso ya hace tiempo que casi ni los vemos, pero nos habían recomendado éste precisamente por lo diferente. Y es diferente. Tiene en su interior 29 salas, tres templos y 1444 columnas talladas, todas con motivos diferentes.

Como les habíamos prometido, les contamos una brevísima reseña sobre el jainismo. Esta religión surgió en el siglo VI antes de Cristo y fue fundada por Mahavira, un contemporáneo de Buda. Tuvo como motivación reaccionar ante las restricciones que imponía el sistema de castas y los rituales del hinduismo.
Los jainíes creen que se puede alcanzar la liberación mediate la pureza absoluta del alma. Para eso es necesario liberarse de todo Karman, u estado generado por los propios actos y que oprime el alma. Si uno sigue los votos de austeridad puede deshacerse del Karman y purificar el alma. Es esencial practicar la no violencia de pensamiento y no dañar a ningún ser vivo. Las religiones están muy presentes todo el tiempo en India… ¿serán la causa de varios de sus problemas?

Les mandamos un beso grande a todos!! Nos vemos en la próxima!

Los invitamos a sumarse con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino y a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Es muy fácil. Tienen que escribir su correo en el recuadro donde dice “suscribite”, ir a la bandeja de entrada en su mail, buscar un mail de feedburner (puede caer en no deseados) y hacer click en el link que está en ese mail. Gracias!

Aldana Chiodi
Seguime en:

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi
Seguime en:

About Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.

8 thoughts on “Udaipur y las bodas indias

  1. Hermoso, chicos! ¡Cuánto aprendo con ustedes! Cuánto diferente, cuánto sorprendente y aleccionador.
    Qué bronca lo del Palacio cerrado (¡esta chica tenía que casarse justo en esos días! Y, nunca se sabe con estas princesas.). Sí, dicen que lo de Ranakpur es impresionante, valen las 7 hrs. Pensaba hacer Kumbhalgarh por la mañana y Ranakpur por la tarde, pero me parece que no van los tiempos; ya veremos cómo me las arreglo en los cuatro días en Udaipur; quiero ir también a Nathdwara y Chittorgarh, y todo con bus local o tren, cuando se pueda. ¿Qué les parece? (Estos dos en días distintos). ¿Pretendo mucho?
    Abrazos.
    Maravillosas las fotos.

    • Hola Cristina!
      No conocemos esos lugares que mencionas. A lo mejor podes ver una vez que estás ahí. Puede pasar que alguien en el hostel quiera ir con vos y a lo mejor consiguen un vehículo que los lleve por poco dinero y más rápido que en buses. Sino, claro que se puede hacer en bus, pero a lo mejor elegiría un destino y no todos. Éxitos!!!

  2. La novia tiene carita de susto, pero me pareció muy bonita realmente. Me encantó la foto que se sacaron los novios con el pariente nuevo. Que belleza las 1444 columnas talladas.! Besos a los dos.

  3. Muy interesante el relato sobre las bodas indias.Lo que más impacta(aparte de ser arregladas)es la gran decoración y el colorido.Dino parece uno más de la familia.
    Creo que esas 1.444 columnas talladas tan detalladamente justifican ampliamenteel haber ido a visitar ese templo, y haber viajado siete horas por carreteras serpenteantes.Es hermoso.
    Como siempre, algunas fotos son excelentes.

    Muchos besos…

  4. Fascinante todo lo que cuentan y las fotos. Temgo una amiga que piensa viajar a la India el año que viene así que se ha hecho lectora de Magiaenelcamino.
    Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.