D de Dino

 
–Estas escribiendo como para el blog. –me dice Aldana cuando tiene un tiempo para leer lo que estoy escribiendo.
–¿Qué, hay otra forma de escribir? –le pregunto sabiendo de antemano la respuesta.
–¿Me estas jodiendo?
–Pero creo que es la única forma que sé.
–Entonces tendrás que aprender otra. Tendrás que aprender a escribir como para un libro.
Mi experiencia como aprendiz de escritor de libro, con perdón de los escritores de libros, ha sido inmensamente rica. Leyendo, escuchando, intentando, reintentando, borrando y volviendo a comenzar. Tratando de utilizar estilos que me gustan de otros autores, poniéndome en insolente autodidacta, o siguiendo algunos consejos de Aldana. Todo eso conformó una ensalada rusa que hoy está plasmada y desparramada dentro de las más de 350 páginas de nuestro primer libro. Muchas veces derrapando y volviendo al camino de la mano de la otra autora. Muchas veces sorprendiéndola, para bien y para mal. Muchas veces equivocando el rumbo y muchas veces acertando de una. Pero siempre, absolutamente siempre, inundando la hoja de letras y más letras como si brotaran de mi cerebro y, deslizándose por las venas de mis brazos hasta la punta de mis dedos, aterrizaban en las teclas y se estrellaban en la pantalla.
Yo no vengo del palo de las letras. Mi camino fue de escuela técnica a ingeniería en la universidad y luego, como rompiendo con todo, me desenvuelvo en el terreno del ilusionismo. Cuántas veces me pregunté si yo era capaz de escribir un libro. Cuántas veces me respondí que no y cuántas que sí y, pasito a pasito, escalón por escalón, ahí está, editándose para salir a la luz. Aunque no lo crean, gran cantidad de los textos en el libro, a diferencia que en el blog, son míos, de Dino.

La versatilidad del ser humano es inagotable. Lo digo por experiencia.

Acá estoy yo, de entre casa, leyendo por décima vez un párrafo que no puedo terminar de arreglar… y, como siempre, las cosas de Tahiel presentes. La casa se llenó de cosas que antes no estaban…
dinoleyendo

 

Toda la serie sobre «La experiencia de escribir nuestro primer libro de viajes de la A a la Z», en este link.

 

¿Te gustó el post? Los invitamos a seguir viajando con nosotros y a sumarse con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino y a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Es muy fácil. Tienen que escribir su correo en el recuadro donde dice «suscribite» (a la derecha de la pantalla), ir a la bandeja de entrada en su mail, buscar un mail de feedburner (puede caer en no deseados) y hacer click en el link que está en ese mail (para corroborar su dirección de correo). También los esperamos en twitter acá. Gracias!

Dino Feldman
Seguime en:

About Dino Feldman

Desde 2009, junto con Aldana, decidí cambiar mi estilo de vida: dejé la ingeniería en sistemas para dedicarme solo a la magia y a los viajes. Desde ese momento disfruto de conocer y compartir otras culturas, de escribir y de llevar magia por el mundo mientras arrancamos muchas sonrisas. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés contactarme en las redes sociales.

2 thoughts on “D de Dino

  1. Grande Dino!!! me gusto tu frase final. Seguro que ya vas encontrando el rumbo de esos pensamientos tranformados en letras. Saludos a los tres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.