Portoroz y Piran, un poco de mar en Eslovenia

Eslovenia ya nos había conquistado con los cuentos con dragones de Ljubljana, con la magia de las Cuevas de Postojna, con el arte urbano de Metelkova y con la belleza impresionante del Lago Bled. Pero quedaba aún más. No se iba a conformar con eso. Quería estar en los primeros puestos de las listas cuando nos preguntaran cuáles son los lugares a los que volveríamos o aquellos que más nos gustaron. Por eso, nos tenía reservado otro rinconcito. Esta vez era cerca del mar, con esa sensación de libertad que solo la inmensidad de ese tipo de paisajes sabe transmitir. Ahí, en el extremo suroeste, en la península de Istria, muy cerca de la frontera con Italia se encuentran Portoroz y Piran, dos pueblos turísticos que invitan a pasear y relajarse.

IMG_0055

Una de las calles que más me gustó de Piran.

 

IMG_0046

Fachada en Piran.

 

Llegamos a Portoroz por un compartir auto, una de las maneras de trasladarse más comunes en el país. El chico que nos llevó nos dejó en la puerta del hotel Apollo, perteneciente al grupo LifeClass, que nuestra amiga Elena nos había invitado a conocer. Nos gustó mucho porque nos recordó nuestro paso por Cervia, donde podíamos comer siempre en el mismo lugar y mantener una especie de mini rutina que, tanto Tahiel como nosotros, necesitábamos. Esa mini rutina incluía pasar un largo rato en familia en una de las tres piletas climatizadas (con sales) que había y practicar algo de aquagym mientras Tahiel se mataba de risa con la música y el profesor.
Portoroz es una ciudad balnearia, con hoteles, restaurantes, bares y comercios destinados a los visitantes. Y con unos atardeceres increíbles.

 

IMG_0004

(Preparados para disfrutar de las invitaciones).

IMG_0038

IMG_0036

IMG_0044

IMG_0045

IMG_0046

IMG_0053

 

A muy pocos kilómetros de Portoroz, en la punta de la península, se encuentra Piran, un pueblito de casas bajas y techos con tejas rojas, que enamora a quien lo visita. Para llegar se puede ir caminando por la costa mientras se disfruta de la inmensidad del mar o de las actividades que las personas realizan allí, usar las bicicletas que se alquilar en casi todas las playas y hoteles o tomarse el bus gratuito que pasa cada 20 minutos aproximadamente.
Piran es de esos lugares fotogénicos que suelen conquistar a los amantes de los pueblitos, las calles adoquinadas y la fotografía. Por eso a mi me conquistó. La historia cuenta que perteneció al imperio romano, al bizantino, a los franceses y a los austríacos hasta que después de la Segunda Guerra Mundial fue asignada a Italia. Durante el gobierno fascista italiano, los eslavos se vieron obligados a abandonar sus tradiciones y recibieron una educación “italianizante”. Por eso, el italiano es el segundo idioma oficial de la región.

Así empezó nuestra caminata…

IMG_0001

IMG_0016

IMG_0020

IMG_0023

A toda costa Tahiel quería tocar el agua del Adriático (¿o era el papá?).

 

Una de las primeras imágenes al llegar es la hermosa y pintoresca plaza Tartini (la que ven en las primeras imágenes). Esta plaza es ovalada, con piso de mármol y edificios pintados con suaves colores pasteles. El nombre se debe al compositor Guissepe Tartini, quien nació en una de las casas que rodean a la plaza y tiene una estatua en su honor. Una de las actividades que más disfruto en este tipo de lugares es mirar. Sentarme y observar. En este europamagica2015 con Tahiel se hizo muy difícil concretar ese gusto, pero ese día se enganchó a correr a las palomas y a unos chicos que estaban jugando con la patineta y mientras Dino lo miraba desde lejos yo pude observar un poco el movimiento del lugar. No fue muy diferente a los mismos sitios en otros lugares del mundo.
Luego de visitar la plaza principal seguimos caminando por la costa hasta el faro ubicado en el extremo de la península, allí donde el viento es fuerte y las olas pegan duro contra las rocas. Junto al faro se encuentra la pequeña iglesia de San Clemente. En la costanera se ve mucha gente en los bares y restaurantes, junto a otros que se divierten en el agua o tomando sol. Piran no tiene playa, pero las rocas y las plataformas del puerto cumplen la misma función para los amantes del sol.

IMG_0088

IMG_0090

IMG_0018

Grupos de niños que llegan con profesores para pasar el día.

 

IMG_0031

Para el que le gusta, cualquier lugar es bueno para tomar sol.

 

IMG_0019

Paseo marítimo con bares, restaurantes y asientos.

 

IMG_0030

En el fondo se observa el faro y la Iglesia de San Clemente. La pequeña plaza que se ve en la imagen era la antigua plaza medieval.

 

IMG_0026

 

IMG_0037

Ya del otro lado del faro, en la punta de la península, el frío se hizo sentir.

 

IMG_0033

 

IMG_0032

 

Pero una de las actividades más lindas es adentrarse en las callejuelas estrechas y llegar hasta la Catedral de San Jorge. Por 1 euro es posible subir al campanario y disfrutar de hermosas vistas. Como la subida es algo empinada para Tahiel y en ese momento del día estaba algo caprichoso, Dino se quedó con él jugando en una de las fuentes con agua (cosa que le encanta) y yo subí para apreciar el hermoso paisaje. Esta necesidad de dividirnos para hacer algunas cosas durante el viaje es muy común cuando se viaja con bebés o niños pequeños, aunque también lo hacíamos antes, pero era por distintos intereses.
IMG_0041

IMG_0081

IMG_0068

Vista de la plaza principal y el puerto.

IMG_0074

IMG_0079
Pasamos un día muy tranquilo en Piran y después de la siesta de Tahiel volvimos al hotel para que él no se pierda su clase de aquagym y nosotros, sus sonrisas.
Si andan por la zona no dejen de conocer, aunque sea en un día, este hermoso pueblo.

 

Una imagen del viajecito adaptándose a cada situación. Esta vez le tocó como almuerzo una lata de atún y varias rodajas de queso. Un genio que come de todo. Ya se va preparando para seguir conociendo el mundo!

atunyquesa

 

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama “Magia es Viajar” y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa. Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

 

Información práctica

¿Cómo llegar?
Nosotros íbamos a llegar en tren, con el eurail pass que teníamos, pero el tren llega hasta la localidad de Koper y desde allí es necesario tomar un taxi o bus local. Por eso preferimos utilizar el sistema de compartir auto que es muy popular en el país.

Para los que vayan a alquilar auto (es muy común que las familias o grupos de amigos de otros países europeos recorran esta zona en auto) no olviden que tienen que comprar una pegatina en la primera estación de servicio que vean para poder circular por las rutas del país.

Museo
En Piran se puede visitar el Museo Marítimo Sergej Masera, en el interior de un palacio del siglo XIX. La entrada es de 3,5 euros y se encuentra en el puerto (frente a la plaza principal).

Bus gratuito
El bus gratuito que hace el recorrido hasta Piran no sale desde Portoroz, sino desde un sitio llamado Formace. Por lo tanto, si están en Portoroz, hay que caminar unos minutos hasta ese sitio bordeando la costa. El propio camino los deja en la parada de los buses donde hay carteles indicativos. Igualmente, el trayecto no es largo.

Otras actividades
En la zona se pueden hacer otras actividades como buceo, navegación y aviación. Además, hay parques acuáticos y, como la región era productora de sal, se pueden visitar las salinas y el museo de la sal. Estas últimas se ubican a muy pocos metros del aeropuerto de Portoroz.
Agradecemos la invitación de los hoteles LifeClass por los días tranquilos que pasamos. Estos hoteles presentan distintas categorías y todos ofrecen tratamientos para la salud y el relax, desde masajes tai y siete tipo de saunas hasta centros de salud y belleza y actividades para los más pequeños. Muchas personas se instalan unos días en uno de los cinco hoteles para dedicarse solo a disfrutar de las comodidades que se ofrecen y del tratamiento que hayan elegido. Todos los ambientes están decorados según la temática elegida y, al principio del tratamiento, cada persona es evaluada por personal capacitado que le recomienda qué es lo mejor para su momento. Hasta se puede escoger por una dieta saludable. Nos sorprendió la cantidad de gente que decide pasar así sus días de vacaciones. Y nos alegra que cada uno pueda disfrutar de su tiempo libre como quiere, sin etiquetas. Como decimos en una parte del prólogo de nuestro libro “Magia es Viajar”: hay tantos tipos de viajes como personas que viajan y ninguno es mejor o peor que el otro, simplemente son diferentes. Lo importante es disfrutarlo. Así que a disfrutar de tu viaje, sea a donde sea!

Seguime en:

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi
Seguime en:

About Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.