Cómo y cuándo visitar el Cristo Redentor en Río de Janiero

Estoy totalmente convencido que visitar el Cristo Redentor, en la cima del Cerro del Corcovado, es una de las actividades imperdibles de la “Cidade Maravilhosa”, Río de Janeiro. La otra es visitar el morro Pan de Azúcar, guardián de la Bahía de Guanabara.
Desde antes de salir de viaje, Tahiel ya lo conocía como el “señor de los brazos abiertos” y cada vez que salíamos a la calle nos preguntaba donde estaba. Eso nos gustaba porque quería decir que, de a poco, participa cada vez en la previa de los viajes y algunas ideas Montessori se pueden aplicar a los viajes.

Desde su construcción en octubre de 1931, el Cristo Redentor de Río de Janeiro, con sus brazos abiertos de tarjeta postal, como reza el tema de Paralamas, es visible desde muchos puntos de la ciudad (aunque no de todos como le hubiera gustado a Tahiel). A 710 metros sobre el nivel del mar, con sus 30 mts de altura y sobre un pedestal de 8 metros en la cima del Cerro del Corcovado, no podía ser de otra manera. Si se piensa en Río de Janeiro, lo más probable es que la imágen que aparezca en nuestra mente sea la de esta imponente estatua. Considerada además la estatua Art decó más grande del mundo, fue declarada nueva maravilla del mundo moderno en 2007. Conocerla es una visita de esas que se catalogan como “no te lo podés perder”. Las vistas desde sus miradores son increíbles y vale la pena organizar unas horas del viaje para conocerla. 

Consejo 1: si el día está nublado, con niebla o lluvioso no hagan como nosotros que subimos igual. Si hay más días de viaje vale la pena esperar el momento adecuado.

Consejo 2: en alta temporada habrá que armarse de paciencia para subir. Las filas de gente para el ascenso son interminables y una vez arriba, la cosa parece no mejorar. Durante toda la visita estaremos rodeados de cientos de personas queriendo tomar las mismas fotos y disputando palmo a plamo cada centímetro de espacio disponible. Como nosotros fuimos en junio, no había tanta gente para subir, pero en un momento en la cima se juntaron varios cursos de un colegio y era una muchedumbre.

Consejo 3: Lo mejor es subir por la mañana ya que la ubicación del sol nos permitirá una mejor luz para tomar fotografías del Cristo. Siempre traten de evitar el mediodía, por la luz.

¿Cómo llegar al Cristo Redentor?

En transporte público:
Los buses que pasan por la estación del “trem do Corcovado”, en la calle Cosme Velho, a donde hay que ir porque desde allí sale el camino al Cristo son: 117, 180, 184, 422, 580, 581, 583 y 584. Si estamos cerca de una estación de metro, debemos ir hasta la estación Largo de Machado de las líneas L1 o L4. Desde allí se pueden tomar los buses nro. 580, 581 o 583, que paran muy cerquita de la salida de la estación sobre la Rua das Laranjeiras (que luego cambia de nombre a Cosme Velho), o el bus 422 sobre la Rua Ministro Tavares próximo al 17, también muy próxima a la estación de metro.
Todo el mundo allí  sabe donde están las paradas de los buses que van al Cristo, por lo que preguntar ahí mismo es una opción de lo más sencilla para encontrarla. Desde allí son solo 9 paradas de bus, no importa cual de los buses escojamos, desde que lo tomamos en Largo do Machado hasta la parada “Rua Cosme Velho proximo ao 412”. Ahí nomás está la entrada para el tren del Corcovado.

 

En taxi:
Es una opción obvia pero debemos nombrarla, porque no hay que dejar de tener en cuenta las horas pico en la ciudad. Si bien el taxi en Río no nos pareció excesivamente caro, un viaje en hora pico puede aumentar muchísimo el valor del viaje.

Uber o Cabify:
Ambas opciones son más económicas que los taxis y para usar el servicio solo debemos tener la app instalada. Nosotros usamos Uber en otra ciudad de Brasil y anduvo perfecto. Cualquier carioca al que le preguntes, posiblemente recomiende estas alternativas.

 

 

Una vez en la taquilla del tren solo resta subir a la base del Cristo.

Para esto también hay opciones:

1 – Tomar el “trem do Corcovado”. Sin dudas la opción más romántica de todas. Demora unos 20 minutos, la frecuencia es bastante buena incluso en baja temporada y el recorrido es muy agradable y agreste. Los billetes incluyen la entrada al Cristo, pero ya no se venden más en la boletería del tren. La única forma de comprarlos es online y de manera anticipada reservando día y hora (excepto en los puntos de venta oficiales del Parque Nacional da Tijuca, que comento más abajo). Acá podés comprar las entradas para subir al Cristo Redentor.

Precios (tren ida y vuelta + acceso al monumento) junio 2017:

 

2 – Servicio de combi o auto. Apenas bajamos del bus 580 que nos tomamos, justo frente a la estación del “trem do Corcovado”, unos señores con la chomba de una empresa se acercaron a ofrecernos el  “ascenso en vehículo”. Estas personas están todo el año.

3 – Servicio de combi oficial del Parque Nacional da Tijuca.
El Parque Nacional da Tijuca, donde se ubica el cerro Corcovado, tiene un servicio de combis oficial, que salen desde Praça do Lido, y de Largo do Machado, en Copacabana, desde el shopping Cittá América en Barra da Tijuca y desde el Centro de visitantes Paneiras-Corcovado, en la Estrada das Paneiras s/n dentro del Parque da Tijuca. El ticket contempla traslado ida y vuelta + entrada al Cristo. Aquí los precios y horarios.
También, en cada uno de estos puntos de la ciudad, se puede adquirir el ticket de tren con acceso al Cristo, que como comentamos antes, no se puede comprar  más en la propia boletería del tren.

4 – Caminando.
Una de las opciones que menos adeptos tiene, pero que es igual de linda es la de llegar caminando. En el Parque de Lage, próximo al jardín botánico, está el edificio de la escuela de artes visuales de Río. Detrás del edificio se encuentra el punto de partida de la caminata. Al principio del camino hay una caseta donde te piden los datos para registrarte y te entregan un mapa. Según nos contaron, la pendiente al principio no es muy pronunciada pero luego se pone un poco peor. El terrreno muchas veces requiere que uses también las manos, pero nada complicado. En un momento hay que usar unas cadenas y unos fierros a modo de escalones enganchados a unas rocas para ayudarte a subir. Según tu estado físico puede demorarte entre 2 y 3 hs. total. Lo recomendable, como en toda caminata, es llevar agua y algo de comer. Muchos que lo han hecho lo recomiendan como una linda experiencia. Claramente no es buena idea hacerlo con niños de la edad de Tahiel. Nosotros optamos por el tren.

¿YA TENES DÓNDE ALOJARTE EN RÍO DE JANEIRO?
Si querés alquilar un departamento en Río de Janeiro, no dejes de darle una mirada a las ofertas que hay en Agencia Heidelberg. Si al reservar avisan que lo hacen de parte de Magia en el Camino, les hacen un descuento y a nosotros nos dan una comisión que nos ayuda a seguir armando estas guías.
Nosotros alquilamos con ellos el departamento en Copacabana y nos resultó muy práctico. Teníamos la ubicación que queríamos (a media cuadra de una plaza) y estuvieron muy atentos a nuestros llamados durante la estadía porque tienen guardia las 24 horas. Pero si lo que preferís reservar un hotel en Río de Janeiro, no dejes de mirar las ofertas de Booking.
¡Llegamos!

Una vez en la cima del Corcovado, solo resta disfrutar de las hermosas vistas de la ciudad. Desde donde nos deja el tren se puede subir a la cima en ascensor, en escalera común o en escalera mecánica. Hay baños, negocios donde venden recuerdos y unos bares para comer y tomar algo. Como fuimos en junio, no había tanta gente, pero con solo ver la cantidad de vallas que había para organizar la circulación imaginamos que en verano debe ser un verdadero caos.

 

 

Tahiel no quiso saber nada con sacarse una foto los tres ni con abrir los brazos para la típica imagen. Cuando llegamos dio un par de vueltas corriendo alrededor del Cristo y se sentó para jugar con sus autitos. Nosotros nos dimos por vencidos, dejamos de insistir con la foto y nos divertimos observando cómo la gente inventaba fotografías en perspectiva y disfrutaba del momento. En el lugar hay unas alfombras para que puedas recostarte en el suelo y tomar algunas fotografías. Por supuesto, Tahiel no quiso ni quedarse en la alfombra.

 

Algunos datos prácticos

  • El valor único del bus urbano en Río de Janeiro en junio 2017 era de Rs 3,80. Se puede pagar con billetes o con tarjeta de transporte.
  • Las paradas de los buses se identifican con el nombre de la calle y la altura próxima a donde se ubica. Normalmente dice, por ejemplo, Rua Cosme Velho próximo ao 412.
  • El valor del pasaje de metro, en junio de 2017, era de Rs 4,30 por pasaje. Para consultas de cualquier tipo y valores actualizados, lo mejor es visitar el sitio oficial del metro de Río.
  • Para usar el metro de Río, se puede comprar tanto un boleto sencillo como adquirir una tarjeta de prepago. El plástico no tiene costo. El valor del pasaje no cambia según la modalidad, en ambos casos sale Rs 4,30. Lo que cambia es la comodidad de no tener que hacer colas para sacar un pasaje cada vez que tenemos que usar el metro. Nosotros la compramos y ahorramos mucho tiempo, ya que como toda gran ciudad, en horas pico la cantidad de gente es abrumadora. Si se compra la tarjeta pregapa, la carga mínima es de Rs 5. Esto no significa que haya que cargar múltiplos de 5. Nosotros cargábamos el valor exacto de 4 u 8 pasajes cada vez, y fuera de hora punta. De esta manera teníamos el dinero suficiente acreditado para todo lo que íbamos a usar el metro en los próximos días. Hay máquinas para recarga que dan vuelto y otras que no (hay un cartel que lo avisa). Tengan esto en cuenta al momento de recargar para no perder dinero. Siempre hay personal cerca de las máquinas muy bien predispuesto para darnos una mano.

¿Vas a viajar en familia? A lo mejor te sirven estas ideas y consejos para viajar en familia y este post con ideas sobre Qué hacer y ver en Río de Janeiro con niños, más allá del la playa.

 

¡Buen viaje!

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá y en Instagram acá. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama “Magia es Viajar” y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa.
Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

Dino Feldman

Dino Feldman

Desde 2009, junto con Aldana, decidí cambiar mi estilo de vida: dejé la ingeniería en sistemas para dedicarme solo a la magia y a los viajes. Desde ese momento disfruto de conocer y compartir otras culturas, de escribir y de llevar magia por el mundo mientras arrancamos muchas sonrisas.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés contactarme en las redes sociales.
Dino Feldman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *