La Bahía de Kupari

Esteban y yo charlábamos sentados en la orilla con los pies en el agua. Tahiel, a upa de Esteban, jugueteaba con sus piecitos haciendo «olas». Hablábamos, quizás ignorando o quizás inspirados, sobre lo que se e...