Villa Epecuén y una prosperidad truncada

Betina no quiere volver. La última vez que visitó el lugar donde solía ayudar a su papá y a su mamá todas las temporadas encontró un vaso lleno de sal.
Ese vaso era de los que le gustaba llenar de helado hasta el tope en la heladería de Chito. Chito es su papá, Juan Carlos, que preparaba los mejores helados del pueblo y hacía la combinación perfecta con Ana María, su mamá, quien preparaba las pizzas en el negocio familiar.
La pizzería y heladería Chito se ubicaba sobre la calle principal de la villa turística de Epecuén, a pocos metros del lago del mismo nombre. Una calle que solía ser el centro de los desfiles, las comparsas de carnaval y los grupos musicales. El lago Epecuén es un lago de aguas saladas, con 10 veces más sal que el mar, donde se puede flotar como en el Mar Muerto. Esta característica y las propiedades curativas de su lodo, atraían a miles de turistas todos los veranos (llegó a tener más de 5 mil plazas hoteleras). Seguro que muchos de ellos fueron atendidos por Betina o por alguno de sus hermanos.


La villa de Epecuén era pequeña, pero tenía todo lo que los visitantes necesitaban: hoteles, restaurantes, locales de alfajores para llevar de recuerdo, heladerías, bares, cafés y locales bailables. Chito y Ana María se conocieron en Bim Bam Bum, un boliche de moda de la década de 1970, y decidieron formar su familia y su emprendimiento en Carhué, el pueblo más cercano a la villa de Epecuén. En Carhué, sus hijas y su hijo iban a la escuela, pero durante la temporada pasaban la mayor parte del tiempo entre mesas, sillas, pizzas y helados. Por eso, evita regregar a ese lugar, porque se entristece al ver las ruinas de lo que formaba parte de su infancia y juventud.
En 1985 llovió en seis meses más de lo que solía llover en todo un año, el agua del lago desbordó y el balneario de Epecuén quedó sumergida bajo el agua salada durante 18 años. Ese 10 de noviembre no hubo víctimas fatales, pero varios «murieron de tristeza» al ver el esfuerzo de tantos años bajo el agua.
Las excesivas lluvias de ese año no fueron la única causa, sino más bien, la “gota que rebalsó el vaso”. Dino siempre dice que “un problema es un riesgo al que le llegó la hora” y esa frase aplica a la perfección en este caso. La lluvia aceleró el proceso, pero la avaricia y la codicia de algunos empresarios y habitantes del pueblo, la desidia de algunos gobernantes y la falta de investigación, inversiones e infraestructura fueron los ingredientes perfectos para el combo: una villa turística en visible crecimiento que quedó sepultada bajo el agua durante 18 años. Una prosperidad truncada.
Cuando las aguas comenzaron a bajar, las ruinas mostraban un paisaje tan desolador que muchas personas, como Betina, prefirieron no volver. Solo algunas paredes quedaron en pie y, si se busca entre los escombros, a lo mejor también encuentren algún utensilio o vaso con sal.

En 2015, al cumplirse los 30 años de la inundación, se colocaron unas placas amarillas conmemorativas, que indican qué comercio, hotel o vivienda se encontraba en cada lugar. La placa en el negocio de Chito no pudimos verla porque esa primera cuadra ahora tiene agua hasta un poco más que el cordón de la vereda, por lo que no se puede pasar.
En la actualidad, solo hay una persona, Pablo Novak, que vive allí cerca. Es el que no quiere dejar de contarle a los turistas cómo era la vida de ese pueblo, como una manera de mantener vivo el espíritu emprendedor y servicial que las aguas se robaron. Si andan de paseo por las ruinas, seguro que lo encuentran.
Caminar por las calles destruidas de lo que fue un balneario y una villa turística en pleno crecimiento nos generó una mezcla de sentimientos. Pensar en las familias que perdieron el trabajo de toda una vida, en la cantidad de recuerdos que terminaron bajo el agua, en las historias que no cerraron y en los objetos que se perdieron (no como meros objetos, sino como momentos personales de cada habitante) nos llenó de tristeza. Sabemos que la naturaleza puede provocar desastres, el problema no es ese. El problema es cuando intervienen las personas y con un accionar individualista se llevan puesto un pueblo entero.

 

Este texto no pretende abordar todas las causas y consecuencias de este hecho, solo queremos compartirles un pedacito de la historia. Si les interesa el tema, pueden leer el libro Agua Mala, de Josefina Licitra, o ver algún documental que encuentran fácilmente en la web. También, si lo visitan, les recomendamos recorrer el pequeño museo que funciona en lo que era la estación del ferrocarril.

Algunas fotos del interior del museo.

 

INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • La ciudad de Carhué, a 8 km de la ex villa turística de Epecuén, se ubica en el partido de Adolfo Alsina, al oeste de la provincia de Buenos Aires.
  • En la actualidad, la ex villa turística fue declarada Patrimonio Histórico Provincial y está en tratativas para ser declarado Patrimonio Histórico Nacional.
  • La entrada a las ruinas de la villa turística cuesta 100 pesos e incluye la visita al museo o centro de interpretación. El museo funciona a unos 1100 metros de la villa, por camino de tierra, en lo que era la antigua estación del ferrocarril del oeste. La estación se llamaba Lago Epecuén.
  • Si se quiere ingresar al lugar para grabar un video musical, una escena de una película u otro formato profesional, se requiere autorización previa.
  • Se convirtió en un lugar ideal para los amantes de los sitios abandonados o en ruinas y de los fotógrafos.
  • Si van en verano, lleven gorra para el sol y protector (o vayan al atardecer).
  • Si quieren contratar un servicio de guía para recorrer las ruinas, pueden escribir un mail a [email protected]
  • Cuando no hay mucho viento y el polvo no es tanto, una buena idea es recorrer el camino en bicicleta.

 

RUINAS DE EPECUÉN CON NIÑOS

Si van a recorrer las ruinas con niños (no bebés) es una buena idea pasar primero por el museo y mostrarles las fotos de antes y de ahora. Pueden preguntarles cómo se imaginan que era la vida en ese momento y contarles alguna anécdota de sus infancias relacionada con lo que ven en las imágenes.
También, pueden mostrarles el mapa de las lagunas encadenadas y explicarles por qué las agua descienden hacia el lago.
Y, al momento de recorrer el lugar, pueden hacer alguna actividad con el mapa (por ejemplo, decidir qué lugares de los que están marcados en el mapa que te dan al ingresar van a ir a conocer y marcarlos una vez que los encuentren) o darles una cámara de fotos para que ellos saquen fotos de lo que más les llame la atención.

 

CÓMO LLEGAR A EPECUÉN DESDE CARHUÉ 

  • Desde el centro de Carhué, se toma la calle Colón que desemboca en el lago y en la primera playa. Allí van a ver un Cristo, que en el momento de la inundación quedó casi todo tapado. En esa playa hay algunas sombrillas y espacios para descansar y disfrutar de las aguas del lago.
  • En el camino a esta playa hay zona de parrillas con sombra y área de ejercicios (sin mucha sombra).

 

 

  • Luego, se dobla a la derecha por el camino de tierra, se atraviesa un terraplén, varios árboles petrificados y, a la derecha, van a ver el Matadero. Un edificio que funcionaba, justamente, como matadero y que fue una de las obras del arquitecto italiano Salamone, quien se caracteriza por la monumentalidad de sus construcciones (hay más de 60 en la provincia de Buenos Aires). También van a pasar por otra playa, conocida como la playa ecosustentable, donde hay sombrillas, guardavidas (los fines de semana de verano) y un parador.

 

 

 

  • Unos kilómetros más adelante van a encontrar la entrada a la villa. La entrada es de 100 pesos y se abona ahí mismo. Incluye la visita al pequeño o museo o centro de interpretación, que se encuentra a 1200 metros. Hay un cartel indicativo. Como les dijimos antes, les recomendamos tomarse el tiempo de visitarlo si quieren entender un poco más la historia.

 

CÓMO LLEGAR A CARHUÉ

La ciudad de Carhué está situada al oeste de la provincia de Buenos Aires, en el partido de Adolfo Alsina, a 520 km. de la Ciudad de Buenos Aires; 200 km. de Bahía Blanca; 560 de Mar del Plata y aproximadamente 200 km de Santa Rosa (La Pampa).
Cuenta con una población de más de 10.000 habitantes y está unida al país por la Ruta Nacional Nº 33 (Rosario – Bahía Blanca) y la Ruta Provincial Nº 60 (Buenos Aires – La Pampa).

La información la tomamos de Termas de Carhué, pueden chequear los mapas y otra información.

EN AUTO

Desde Capital Federal: Tomar Autopista Ricchieri hasta Ezeiza y luego la Autopista Ezeiza – Cañuelas. Continuar por Ruta Nacional 205 hasta Bolívar y empalmar con Ruta provincial 65 hasta la ciudad de Guaminí. Luego tomar Ruta Nacional 33 hasta el cruce con la Ruta Provincial 60. Girar a la derecha hasta el acceso a Carhué.

Desde La Plata: Tomar Ruta Provincial 6 hasta Cañuelas. Continuar por Ruta Nacional 205, luego Ruta Provincial 65 y Ruta Nacional 33 hasta cruce con Ruta Provincial 60. Girar a la derecha hasta el acceso a Carhué.

Desde Bahía Blanca: Tomar Ruta Provincial 33 hasta el cruce de Espartillar, girar a la izquierda y continuar hasta Cargué.

Desde Mar del Plata: Distancia en Km: 560 – Tiempo de viaje: 7 hs.

Desde Rosario: Distancia en Km: 650 – Tiempo de viaje: 8 hs.

Desde Córdoba: Distancia en Km: 832 – Tiempo de viaje: 9hs. 50 min.

Desde Santa Rosa: Distancia en Km: 186 – Tiempo de viaje: 2 h. 20 min.

 

EN BUS

Empresa Pullman Gral. Belgrano: Sale todos los días de Carhué: 22:40 hs. De Retiro: sale todos los días 22:00 hs. Tel: 430258

Nueva Chevallier: Sale de Carhué: Todos los días menos miércoles y sábados 21:40 hs. Sale de Retiro: Todos los días menos martes y sábados 22:55 hs.Tel: 430422

Grupo Plaza: Carhué a Bahía Blanca: Sale todos los días de Carhué: 05:50 y 17:50 hs. De Bahía Blanca: Sale todos los días 06:00 y 18:30 hs. Llega a Carhué: Todos los días 09:30 y 22:15 hs.

El Rápido S.A. (Mar del Plata): Sale de Carhué: Lunes, martes, jueves y sábados 13:00 hs. Por temporada se agregan los días miércoles, viernes y domingos 22:00 hs. Desde Mar del Plata: sale domingos, lunes, miércoles y viernes 12:30hs. Por temporada se agregan los días martes, jueves y sábados 22:30 hs. Tel: 430422

El Rápido Argentino (La Plata): Sale de Carhué: Todos los días menos sábados 21:10 hs. Sale de La Plata: Todos los días menos sábados: 21:30 hs.

EN COMBI

Combi Carhué 2060 (Carhué – Bahía Blanca): Mitre 1055 · Tel: (02936) 432060 / (0291) 156452519
Emiliano Tours (Carhué – Bahía Blanca): Moreno y Colón · Tel: (02936) 430210
Marci Bus (Carhué – Bahía Blanca): Cel: (02923) 15414376
Epecuén Bus (Carhué – Bahía Blanca): Mitre 1055 · Cel: (02923) 15425199 / Tel 430592
Transporte Luca (Carhué – Santa Rosa): Cel: (02923) 15454767 / (02954) 15686369
Combi a Cnel. Suárez (Carhué – Coronel Suárez): Cel: (02926) 15402429
Transporte Herner (Carhué – Rivera y otras combinaciones): Mitre 1055 · Cel: (02923) 15642659

 

DÓNDE ALOJARSE EN CARHUÉ

En Carhué hay opciones de hoteles, apartamentos, campings y cabañas.
En la ciudad hay tres camping y un sitio público, conocido como La Chacra, donde también se puede acampar.
Algunos de los hoteles más importantes ofrecen piscinas termales y días de spa, como el Epecuén Hotel y Spa Termal. donde nosotros tuvimos la posibilidad de pasar una tarde muy relajados. Eso y algunos datos más les contamos en Qué hacer y ver en Carhué-Epecuén.
Si están buscando opciones de alojamiento, les sugerimos buscar en el siguiente recuadro. Si reservan por ahí, a ustedes les sale lo mismo y a nosotros nos dan una pequeña comisión que nos ayuda a seguir compartiendo los viajes y la información.



Booking.com


 

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá y en Instagram acá. Gracias!

 

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama «Magia es Viajar» y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa.
Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

 

Seguime en:

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi
Seguime en:

About Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.