Anécdotas y consejos para regatear

 

Un día, en Asilah, Marruecos, caminábamos por la medina cuando Aldana decidió entrar a ver el precio de unos collares y pulseras que quería comprar. No era un negocio distinto a otros donde ya habíamos entrado alguna vez, tanto en ese viaje como en otros. Era el típico lugar donde sabíamos que el precio de lo que íbamos a comprar se definiría, sí o sí, regateando. Aldana elige algunos, mira otros, compara éstos con aquellos y se decide por varios. Durante todo ese tiempo el vendedor, que hablaba español, sólo nos miraba o se dedicaba a seguir con sus cosas. Cuando llegó el momento de pagar, nos dice el precio de uno de los collares al que por supuesto nosotros nos negamos y le ofrecimos una cifra  mucho más baja. En ese momento, Abdul (llamemos así al vendedor) me dice: “Ahh, ¿a ti te gusta regatear? ¿Tú crees que sabes regatear?” No era la respuesta a la que estábamos acostumbrados de un vendedor de este tipo de puestos de mercado, por lo que me sorprendió. Mi respuesta fue un “sí”, no muy enérgico, a ambas preguntas. Ya lo habíamos hecho en mil lugares, siempre creyendo que habíamos obtenido un buen precio por la mercancía en cuestión, motivo por el cual mi respuesta estaba fundamentada. Al menos para nosotros.

Acto seguido, Abdul descuelga un objeto, no recuerdo bien qué era, y a continuación sucedió, resumiendo, lo siguiente:

Abdul: ¿Cuánto pagas tú por esto?

Dino: Dígame usted primero cuánto quiere por él.

Abdul: No, no, dime tú cuánto pagas.

Dino: Usted es el vendedor. Usted dígame el precio primero.

Abdul: Bien. Dame 25 Dirham por él.

Dino: No, eso no vale más de 10.

Abdul: No niño, tu estás completamente equivocado. Si quieres llevártelo dame 20 y ya que no tengo más tiempo para peder contigo.

Dino: No, no lo llevo, es muy caro. Le doy 12 o nada.

Abdul: Mira. Mi última oferta, te lo dejo en 18 y ya.

Dino: Mi última oferta es 15.

Abdul: Ok. Es tuyo por 15 Dirham.

Inmediatamente Abdul da vuelta el objeto y el precio real estaba pegado en una etiqueta. Decía 5 Dirham. Mi sorpresa fue tal que lo miré y él apenas dibujó una sonrisa cuya interpretación queda a gusto del lector. Yo ya tengo la mía.

Lo peor de todo es que uno cree que siempre compra a buen precio y claramente el vendedor jamás pierde. Pero en este caso, además, me llevé una clase magistral de experiencia gracias a las raíces de comerciante de Abdul.

Este es uno de los primeros consejos cuando uno va a regatear: nunca el vendedor va a perder dinero. Lo importante es que el precio que paguemos sea también conveniente para nosotros. Para lograr esto, una buena opción es tratar de conocer el precio “original” de antemano.

En algunos países del mundo, como India, muchos del sudeste asiático o de América Latina, el regateo es algo común y hasta obligatorio en determinados centros turísticos, pero esto no quiere decir que sea así en todos los comercios del país en cuestión. Si uno no quiere regatear, es mejor que elija comprar todo fuera del circuito turístico. Si se quiere hacerlo, es bueno tomárselo con calma, paciencia y como si fuera un juego. Puede llegar a ser muy divertido. El tema es saber cuándo parar.

 

Los vendedores de mercado, al menos muchos de ellos, son muy histriónicos. En el mercado turístico que estaba en el hutong donde nos alojábamos en Beijing, el regateo parecía un deporte nacional, que todos los extranjeros tenían que practicar. El solo hecho de pasar caminando por ahí ya era muy entretenido. En una oportunidad, una señora me ve que yo apenas le puse el rabillo del ojo a uno de sus relojes y fue suficiente para que salte de su silla y comience a tironearme del brazo. La situación era cómica, pero la verdad es que yo no tenía intención de comprar nada en ese momento. Por lo tanto, como consejo, es bueno tratar de evitar los mercados más turísticos si no tenemos el propósito de comprar. Y si solo queremos pasear, sepamos que nos podemos encontrar con este tipo situaciones.

Algunos tips más:

- Todos venden lo mismo, por lo tanto, muchas veces el buen humor del vendedor hace la diferencia.

- Siempre es bueno esperar que el vendedor diga el primer precio, ya que así tenemos una noción desde dónde podemos comenzar el regateo. Del precio que te digan, podés pedirle menos de la cuarta parte para entrar en acción. Otra opción es, como dijimos, saber cuánto querés pagar y ofrecerle la mitad de ese valor. Así sabés que después de algunas idas y vueltas podés llegar a ese precio.

- En algunos mercados, sobre todo en los que el regateo es “obligatorio”, una técnica que suele dar sus frutos es optar por irte del local, haciendo que ya no te interesa el producto y que no vas a pagar lo que te piden por él. Probablemente, a los pocos segundos, el vendedor te esté llamando o haya corrido hasta tu posición para aceptar tu última oferta.

En algunos países, el tema del regateo ya se transforma en algo “pesado”, sobre todo si estás viajando por mucho tiempo. Fue nuestra experiencia en las ciudades más grandes de Vietnam: Hanoi y Ho Chi Minh. El regateo en estas ciudades me aburrió. Porque no se regatea solo en los mercados turísticos, sino que es un regateo permanente, hasta para comprar una botella de agua. Esto hace que se vuelva agotador y para nada divertido. Para muestra basta un botón: la dueña de la casa en la que estábamos alojados nos dijo que el kilo de mangos costaba 15 Dongs. En todas las fruterías nos pedían 45 Dongs por un solo mango chico. Si ya arrancaban con un precio tan alto, ¿cuánto tiempo nos llevaría llegar al precio real? Si hubiera sido por un recuerdo, en un mercado turístico, lo entendemos, pero en una frutería de un barrio… no… Lo que terminábamos haciendo era no comprar en la calle o comprar lo menos posible porque además, si le decías que el precio era muy alto, te decían que te vayas.

En otros países, como Bolivia, nos sorprendió que pudimos regatear hasta el precio de algunos buses. No es algo muy común, pero puede pasar.

Si les gusta, disfruten de esta actividad, siempre con respecto y humor.

¿Tienen alguna anécdota para contarnos?

 

Los invitamos a sumarse con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino y a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Es muy fácil. Tienen que escribir su correo en el recuadro donde dice “suscribite”, ir a la bandeja de entrada en su mail, buscar un mail de feedburner (puede caer en no deseados) y hacer click en el link que está en ese mail. Gracias!

 

Buen viaje!!! y mucha MAGIA para todos!

Share Button
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dino Feldman

Desde 2009, junto con Aldana, decidí cambiar mi estilo de vida: dejé la ingeniería en sistemas para dedicarme solo a la magia y a los viajes. Desde ese momento disfruto de conocer y compartir otras culturas, de escribir y de llevar magia por el mundo mientras arrancamos muchas sonrisas.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés contactarme en las redes sociales.

Latest posts by Dino Feldman (see all)

About Dino Feldman

Desde 2009, junto con Aldana, decidí cambiar mi estilo de vida: dejé la ingeniería en sistemas para dedicarme solo a la magia y a los viajes. Desde ese momento disfruto de conocer y compartir otras culturas, de escribir y de llevar magia por el mundo mientras arrancamos muchas sonrisas. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés contactarme en las redes sociales.

5 thoughts on “Anécdotas y consejos para regatear

  1. Qué lindo post amigos! es el primero que leo de uds luego de mi viaje. Comencé de lo mas nuevo a los mas viejos y me voy a leer todo porque siempre los leo!
    Les comento justamente este post, porque ahora que vengo de Bolivia me pasó mucho eso de regatear. Yo a veces me pongo a pensar y eso de regatear, al menos acá en mi ciudad, Paraná, Entre Ríos, casi que ni existe. Sería una verguenza…
    En fin, hablando de técnicas, yo la verdad que la pasé muy bien y casi siempre me salí con la mía, y cuando no fue así, no compré nada… por lo general las cosas que regateaba eran regalos, o precios de hospedaje o buses o tours y demás. Por lo general, con la comida no regateaba.
    Mi técnica consistía en cuando veía algo que me interesaba dirigirme hacia la competencia -por lo gral, los mercados o agencias, hosteles, etc. están cerca uno de otros. Charlaba un rato, pedía detalles del lugar/producto/servicio, el nombre del que vende (super importante!!) y luego me dirigía hacia mi blanco… una vez allí preguntaba por lo qe me interesaba y como yéndome del lugar decía … está bien, es un poco excesivo el precio fulano/mengano/o el nombre que pregunté antes y me moricé me lo vende mas barato… y enseguida, por arte de magia, me bajaban el precio y hasta terminaba, en algunos casos, por el precio que me decían ellos comprando más de lo que quería… en fin, muy lindo post, me trajo una sonrisa de mi viaje y quería compartirlo con uds tambien. Gracias por la magia, saludos!!!

    • Hola!!
      Qué bueno que te gustó el post y te trajo buenos recuerdos de tu último viaje! Imaginamos que te compraste muchas cosas en esos hermosos mercados!
      Vimos algunas fotos y se nota que la pasaste muy bien!! Nosotros también nos enamoramos de Cusco!! Es más, cuando viajamos en el 2005, yo quería pasar mi cumple ahí y armamos el camino para poder estar ese día en esa hermosa ciudad! Muy lindos recuerdos!!
      Gracias por compartir esa sonrisa!!! UN beso grande y un fuerte abrazo!
      seguimos en contacto!!
      Aldana y DIno

  2. :) muy bueno!
    Tengo otro consejo: intentar, en la medida de lo posible, conocer unas palabras del idioma en cuestión. Por ejemplo: cuando vivía en Bruselas siempre compraba en un mercadillo de segunda mano que hay en la plaza de Jeu de Balle. Todos eran árabes y por el simple hecho de poder preguntarles su nombre en su idioma, y conocer los números, siempre acababan dejándomelo todo más barato que a la gente que les hablaba simplemente en francés. Supongo que aunque sea solo por unas palabras se crea un vínculo más íntimo, se demuestra un interés distinto más allá del objeto, que tiene que ver también con quien lo vende.
    Estoy muy de acuerdo con que al final puede llegar a ser pesado…¡ya estoy temiendo el regateo en Vietnam! ¡Aunque es mi deporte favorito!
    Un abrazo!

    Marina

    • Hola Marina!!
      Muchas gracias por tu mensaje y tu consejo! Nosotros siempre decimos lo mismo, que hay que aprender las palabras mínimas de cortesía en cada país, aunque nunca lo habíamos pensado para el regateo!
      Si es tu deporte favorito, en Vietnam lo vas a practicar mucho!! jaja por lo menos esa fue nuestra experiencia!
      Un beso grande!!!!!
      saludos! y estamos en contacto!
      Aldana

  3. Viajar es una de las mejores formas de espantar ciertos fantasmas de la timidez típicos de la ciudad, no?
    Caminando por el paseo de las brujas, cansado y hasta enojado conmigo mismo al sentir que perdía constantemente por no animarme a regatear, paro en un puesto y pregunto por un buzo: “60 bolivianos” me dijo la vendedora, escudriñándome como si un montón de datos se desplegaran sobre mi, cual terminator 2.
    Decido entonces semblantear experticia regateadora, y digo: “cómo? era del Evo o qué?”, ameritaba deportación lo mío, pero ya no me importaba. Sonrisa enigmática: “55 bolivianos”; lo estaba logrando! y replico “sobre (calle que no me acuerdo) están a 40, pero no me gustan”, long story short: 45$b.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>