¿Futuro fotógrafo?

Desde muy pequeño me gustó jugar con cámaras fotográficas. Cualquier cosa que encontraba con forma rectangular la ponía frente a mi ojo, apuntaba la vista hacia algún objeto o lugar y apretaba un botón imaginario. A veces, hasta decía: “sonreí”.
Antes del año y medio me regalaron una cámara de plástico, verde y con un dibujo de Dusty, el personaje de la película “Aviones”. Digamos que me gustó, pero sentía que no podía hacer mucho con ella.
A los dos años me dieron una cámara vieja, que no funcionaba. Era de las compactas, pero de rollo, que después de cada clic había que girar una palanca para que vuelva a hacer clic. Yo solo quería que haga clic y me costaba bastante lograrlo con ese sistema (me ponía algo nervioso).
La foto que sigue es del diario de vida/viaje que me hace mi mamá todos los años (vamos por el tercero). Allí pueden ver el backstage de las que saqué en el tren y una foto con la cámara vieja. Pueden ver más sobre mi primer diario o encargarle para que les haga uno acá.

camara
Creo que mis papás se dieron cuenta de que esas cámaras no servían para lo que yo quería y como cada vez me gustaba más sacar fotos decidieron darme una cámara de verdad. ¡De verdad!
Si bien es una cámara vieja, que tiene una mancha negra en el visor y que el sensor de colores no hace bien su trabajo, yo estaba feliz.
Apretaba el botón e inmortalizaba un momento. Apretaba el botón y mis autitos aparecían en pantalla. Apretaba un botón y esa sonrisa que pedía la tenía registrada en una imagen.
Las primeras veces la usé en casa, cuando venían amigos, cuando estábamos los tres disfrutando de nuestro hogar o cuando hacíamos alguna salida en tren (me encanta viajar en tren, ¿les dije?). Pero lo que más me gustaba era usarla en la calle. Por eso, lo que más disfruté fue llevarme la cámara de viaje. Primero a Salta y Jujuy y, después a Italia.

Les presento algo de mi trabajo (y el backstage que registró mi mamá en algunos casos). Dice mi mamá que se tentó de “retocar” algunas fotos porque podían mejorar mucho con un solo “touch”, pero prefirió dejarlas así. A mí me gustan así.

En el tren…

tren

tren2

tren3

 

En una escuela rural de Salta…

 

salta3

 

sonrisa

salta2

chicos2

chicos

salta

amigo

tres

 

En alguno de los caminos por la vía Amerina, Italia…

 

iwways

cielo

cielo3

cielofarol

ciudad

gato

pies

pies2

pies3

poloica

 

img_0233

 

moto

 

img_0169

senoriww

senor2

 

img_0282

img_0284

paolo

paolo2

tobias

dino

 

danielle

olivia

 

 

susana

 

camila

 

Algunas en Roma…

 

 

img_0019

roma3

img_0019

roma4

 

Claro que si comparo las fotos con las de mis papás, siento que me falta mucho por aprender. Todavía me salen muy movidas, las saco sin corregir ninguna variable (solo manejo el botón de on/off, el disparador y el que me permite ver la foto que saqué) y  no encuadro muy bien. Aunque, como dicen algunos que saben, uno puede encontrar su estilo… ¿y si mi estilo es este?
Sé que me falta, pero ya me dirán ustedes si tengo futuro como fotógrafo…

 

 

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá y en Instagram acá. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama “Magia es Viajar” y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa.
Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

Tahiel

Tahiel

Soy Tahiel, el tercer integrante de Magia en el Camino. Soy muy nuevo en esto del blog y las redes sociales, pero ya tengo mi propia columna. Espero que les guste!
Tahiel

4 thoughts on “¿Futuro fotógrafo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *