¿Por qué es importante contratar un seguro de viaje?

Cuando estamos organizando un viaje es muy común que hagamos listas y más listas con todas las cosas que tenemos que resolver, que tenemos que hacer, que debemos averiguar, que tenemos que comprar o que debemos conseguir. A veces son listas cortas, de una carilla, pero otras veces (y sobre todo si el viaje es largo) las listas pueden ocupar más de una hoja. En ellas, muchas personas se olvidan de agregar en esa lista: Averiguar por un seguro de viaje.

Bueno, a veces no se olvidan, sino que no lo tienen en cuenta porque piensan que es un gasto caro y prefieren destinar el dinero en otra cosa. Muchos piensan que por unos días no vale la pena, que no nos va a pasar nada y que de última nos hacemos atender en un hospital público del lugar. Pero todo esto no siempre es así.

A lo largo de nuestros viajes nos han hecho muchas preguntas y una de las que más se repite es: ¿me aconsejas viajar con seguro de viaje?

Nosotros, solemos contarles estas anécdotas y, luego, les respondemos.

Una vez en China se me rompió una muela. Pero no es que se le salió un pedacito. Se rompió en dos partes. Pensé que me iba a quedar ese agujero para siempre con los riesgos de infección que eso generaría. Como tenía seguro, llamé y me derivaron a una clínica en un lindo barrio de Beijing. Allí, me atendió un dentista chino que hizo con mi muela una obra de arte. Me dijo que el arreglo iba a durarme un año, pero ya van casi tres y, toco madera, todo está perfecto. Sino hubiera tenido seguro, ese arreglo me hubiera salido muy caro, posiblemente mucho más caro de lo que me salió el seguro. Si no lo hubiera hecho, además, posiblemente se me hubiera infectado la zona y hubiera tenido un problema mayor.

En otra oportunidad, en Colombia, me agarró un virus que me dejó de cama durante tres días, con fiebre alta y dolor de cuerpo. Me sentía realmente muy mal, sin fuerzas y, como dice Dino, tuve un amor descontrolado con el inodoro. Llamamos al seguro, me indicaron a qué clínica debía ir y allí me hicieron varios análisis de sangre. Me dieron dos medicamentos y me recomendaron reposo. Cuando vimos la cuenta de lo que hubiéramos tenido que pagar por la consulta, los análisis y los medicamentos nos miramos y dijimos: “menos mal que lo paga el seguro”.

Mucha gente duda sobre si es obligatorio o no un seguro para viajar a Europa. La respuesta es que para poder ingresar al espacio Schengen, hay que contratar un seguro de viaje o plan de asistencia al viajero que se haga cargo de los gastos médicos que puedan surgirle al viajero durante su estancia en el continente. De lo contrario, es muy posible que nos impidan ingresar a la zona mencionada.

Así que cuando nos preguntan si les recomendamos contratar un seguro, les decimos que sí. Puede ser que no les pase nada. Nosotros hicimos muchos viajes en los que no nos pasó absolutamente nada y no tuvimos que usar el seguro, pero cuando nos pasó, sino lo hubiésemos tenido no hubiésemos podido hacer frente a esos gastos. Es verdad que en algunos países podemos recurrir a la atención en los hospitales públicos, pero también es verdad que en muchos otros no podemos hacerlo o que el servicio en ellos no es muy bueno. Además, una cosa es tener algún problema sencillo, que se cura con reposo y con algún remedio, y otra cosa es tener alguna complicación más grave.

Uno nunca quiere que pase nada en los viajes, pero puede pasar. Por eso, cuando contratamos un seguro debemos tener en cuenta qué es lo que nos ofrecen. Hay dos cosas que nosotros consideramos fundamentales, aunque suenen un poco “duras”. Estas son: repatriación de restos y repatriación sanitaria. Son dos cosas sumamente caras si nuestros familiares deben pagar por ellas.

Por otro lado, el seguro del viajero no solo cubre el seguro médico. Además, cubre la parte legal (por ejemplo, en caso de accidentes o de quedar envuelto en algún problema legal); el seguro de equipaje (el precio sube de acuerdo con lo que queramos asegurar, ya que no todos los precios cubren todos los equipajes. Por ejemplo, algunos incluyen los aparatos tecnológicos o los instrumentos deportivos y otros, no); la realización de deportes extremos, y un seguro por cancelación de vuelo, entre otros aspectos.

Como existe una gran variedad de opciones es bueno poder compararlas. Para eso existen comparadores de seguros que permiten cotizar y comparar los precios y lo que ofrece cada una de las compañías más conocidas del mercado. Allí, también es posible armar un paquete de seguro según las características puntuales de cada viaje.

Esperamos que nuestros consejos les sean útiles y que tengan un muy buen viaje!

 

Los invitamos a seguir viajando con nosotros y a sumarse con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama “Magia es Viajar” y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa.
Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

Dino Feldman

Dino Feldman

Desde 2009, junto con Aldana, decidí cambiar mi estilo de vida: dejé la ingeniería en sistemas para dedicarme solo a la magia y a los viajes. Desde ese momento disfruto de conocer y compartir otras culturas, de escribir y de llevar magia por el mundo mientras arrancamos muchas sonrisas.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés contactarme en las redes sociales.
Dino Feldman

Latest posts by Dino Feldman (see all)