Y al tercer día… salió el sol

  Río de Janeiro nos recibió con lluvia, humedad y el famoso cristo cubierto de andamios…  pero no íbamos a dejar de hacer todo lo que Luis nos había organizado! La ciudad “con los brazos abiertos de tarjeta postal”...