Algunos consejos sobre las visas

Cuando estamos organizando un viaje a otro país y, sobre todo si el viaje incluye varios países, el tema de las visas es una cuestión que debemos tener muy en cuenta. Como primer paso, siempre recomendamos visitar el sitio web del ente gubernamental del propio país, donde suele aparecer la información actualizada sobre cuáles son los países para los que necesitamos visas y para cuáles no, según nuestra nacionalidad. En el caso de los que tengan nacionalidad argentina, el sitio web para consultar es el del Ministerio del Interior, aunque no siempre es fácil encontrar la información en el mismo. Por eso, pueden mirar estas webs:

http://www.migraciones.gov.ar/accesible/?visas

http://www.aduanaargentina.com/vs.php

Una vez que tenemos este dato comienzan los trámites.

También debemos tener en cuenta que, si bien para algunos países podemos no necesitar visas, existen otros tratados y acuerdo internacionales que limitan el tiempo de nuestra estadía en esos lugares. Por ejemplo, en el caso de los argentinos, no necesitan visa para ingresar a la Comunidad Económica Europea, pero no pueden permanecer allí más de 90 días de 180, salvo que tengan un permiso especial por estudio o trabajo. Esto se debe al llamado tratado Schengen.

Para obtener las visas de los países que vayamos a visitar, lo ideal es hacerlo en el país de residencia antes de viajar, pero muchas veces esto no es posible, sobre todo cuando el viaje es por varios meses o no se tiene un itinerario fijo.

Datos a tener en cuenta:

 

– El momento de entrada en vigencia de la visa. Muchas visas entran en vigencia desde el mismo momento en que las colocan en nuestro pasaporte, en cambio otras lo hacen en el instante en que se cruza la frontera del país para el cual tenemos la visa. Esto es importante al momento de decidir sacar la visa en el propio país o no, de acuerdo con el momento en el que pensemos ingresar a un determinado país. Por ejemplo, para los argentinos, la visa para India que se saca en Buenos Aires es gratis y te la dan en el mismo día. El problema es que entra en vigencia desde el momento en que la ponen en tu pasaporte, por lo tanto, si vas a viajar al poco tiempo no habría problemas, pero si pensás hacerlo varios meses después de salir de tu país, no te sirve pues caducará antes de llegar a destino.

 

– La duración de la visa y el precio. Los precios de las visas varían de acuerdo con la oficina que te las otorgue, la duración y la cantidad de entradas, es decir, con las veces que vayamos a cruzar la frontera del país en cuestión. Cuanto más largo sea el período de vigencia  y más entradas permita, la visa es más cara. La visa más barata es con una única entrada y durante un mes (30 días, que es el período que casi todos los países establecen como estadía de la visa turística). Esto es importante al momento de planificar un itinerario y controlar el presupuesto. Por ejemplo, en el sudeste asiático muchos viajeros sacan visas de doble o triple entrada para algunos países, ya que al tener fronteras con otros, puede ser útil ingresar dos o tres veces al país desde diferentes puntos. Es el caso de Vietnam si, por ejemplo, ingresás la primera vez desde China, después cruzás a Laos, pasas a Camboya y volvés a ingresar a Vietnam para recorrer el delta del Mekong y todo el sur de Vietnam, necesitás una visa de doble entrada para Vietnam, que cuesta (en Kunming, China, en 2010) alrededor de 80 U$S, mientras que la de una entrada cuesta casi U$S 50. Como verán el costo de las visas no suele ser muy económico. Además, suele variar de un año para el otro.
Queremos citar algunos ejemplos de vigencias de visas:

  • La visa es otorgada con una fecha denominada “issue date” y otra fecha denominada “enter before”. Este período abarca por ejemplo 3 meses pero la permanencia en el país no puede superar los 30 días y siempre se deberá ingresar al país antes de la fecha estipulada en “enter before”. Se puede ingresar hasta en el mismo día de vencimiento.
  • Hay otro caso muy similar al anterior con la diferencia de que el período de vigencia debe abarcar completamente el período de permanencia. No se puede permanecer en el país más allá de la fecha de vencimiento.
  • Otro caso es cuando el período de vigencia coincide con el período posible de permanencia. Este es el tipo de visa que debe obtenerse en una oficina cercana al país de destino pues la fecha de ingreso y validez será muy cercana a la fecha de obtención.

Existen más modelos de visados. Hay que entender bien la visa que se nos otorga para no padecer de situaciones complicadas cuando ingresemos o abandonemos el país en cuestión.

 

– Visa en las fronteras (“on arrival”). En algunos países es posible obtener las visas en la frontera, en el mismo lugar donde se realizan los trámites migratorios. Si se llega al país en avión, no hay problema con obtenerla en los aeropuertos en el sentido de que uno puede estar tranquilo que le van a cobrar lo que está estipulado por las autoridades. Pero en el caso de las fronteras terrestres, en algunos países como Laos o Camboya (por seguir con ejemplos del sudeste asiático) las autoridades suelen ser algo corruptas y cobran más de lo que realmente vale la visa. En esos casos, los viajeros se ven en la necesidad de pagar lo que le piden porque no están en un lugar donde puedan salir ganando, sino todo lo contrario… y no es buena idea tener problemas con las autoridades migratorias. Ante estas situaciones, es una buena solución tratar de obtener los visados en las capitales de los países vecinos antes de cruzar la frontera.

 

– Tiempo para obtener los visados. Cuando se tramitan las visas en otros países suelen demorarse entre tres días y una semana. Es necesario averiguar la demora para poder planificar el viaje. Si uno tiene mucho tiempo puede quedarse una semana en una ciudad esperando la visa, pero sino, uno puede aprovechar esa semana para conocer lugares cercanos que a lo mejor no estaban en los planes originales y, luego, volver a la capital (donde suelen estar los consulados) para recoger el pasaporte.

Importante: aconsejamos siempre tener una fotocopia del pasaporte (hoja de datos personales y de la visa del país donde nos encontramos si correspondiera) mientras el original se encuentra en algún consulado. También es aconsejable pedir un certificado que valide que nuestro pasaporte está demorado en un consulado.

 

–  Residentes. En muchos países que nos informan que existen embajadas de otros países para tramitar las visas podemos llevarnos la sorpresa de que, efectivamente, existen las secciones consulares para hacer el trámite, pero sólo para residentes de ese país. Por ejemplo, a nosotros nos habían dicho que en Malasia podíamos obtener la visa para India, pero cuando llegamos nos dijeron que sólo era para residentes malayos. En Holanda quisimos obtener la visa para China y también nos dijeron que era sólo para residentes holandeses. Es un dato muy importante a tener cuenta para decidir dónde tramitamos la visa que necesitamos.

 

Consejo final: siempre que se retiren de un consulado con una nueva visa o de un puesto migratorio en la frontera revisen minuciosamente el sello o visa que les pusieron. Tengan en cuenta la fecha final posible de salida, si los datos personales son correctos y si el período de permanencia que les otorgan en el país es el que ustedes pidieron. Los minutos que “pierdan” revisando esto les ahorrará infinidad de problemas llegado el momento del ingreso o egreso del país en cuestión.

Además, tengan en cuenta que en algunos países se requiere que el pasaporte tenga por lo menos dos hojas en blanco para visas y sellos.

Existen varios sitios web donde hay información sobre las embajadas y los consulados, pero siempre conviene corroborar la información que brindan. Les dejamos dos sitios web muy útiles:

* Embassy finder

* Visa HQ

Esperamos que les haya servido de ayuda!

Saludos viajeros!

Aldana y Dino

Los invitamos a seguir viajando con nosotros y a sumarse con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama “Magia es Viajar” y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa.
Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

Aldana Chiodi

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi