“Estas cosas existen aquí… en Guachirongo”

 

Hay muchos personajes en el mundo que merecen plasmar su vida en un libro. Uno de ellos es Wilmer Peraza, ex guerrillero del partido revolucionario venezolano y el corazón de Guachirongo.
De padre fotógrafo y madre artesana, Wilmer (junto con sus hermanos) decidió rescatar el patrimonio de la ciudad que se iba derrumbando poco a poco. Así, juntando rejas, puertas, ventanas, botellas, ruedas y otros objetos que pertenecieron a los habitantes de la ciudad durante otros siglos, fue construyendo, parte por parte, la casa cultural que hoy todos conocen como Guachirongo.

Pero esta casa no sólo encierra objetos de un valor incalculable sino que además tiene escondida en sus paredes la historia misma de la guerrilla venezolana (o por lo menos una parte). Allí, por ejemplo, se juntaban a discutir o se refugiaban varios guerrilleros de la década de 1960 y 1970, tanto venezolanos como nicaragüenses y colombianos.

Guachirongo es una radio comunitaria, casa de cultura, galería de arte y futuro teatro y albergue que le debe su nombre, precisamente… a Guachirono. Pero, ¿quién fue este personaje? Mucho no se sabe sobre él. Se dice que siempre estaba rodeado de perros y niños, que tenía ojos claros y el pelo con rastas. Cada vez que se le preguntaba dónde vivía, él respondía: “en las nubes coloradas”, haciendo referencia a los crepúsculos que identifican a la ciudad de Barquisimeto. Relacionado con esto, la historia oral cuenta que Bolívar dijo: “Prefiero perder una batalla y no un crepúsculo en Barquisimeto”.

La casa, hecha con todos los deshechos que la familia pudo rescatar de las demoliciones que se hicieron en la ciudad, esconde entre sus paredes repletas de historia, objetos que seguramente harían emocionar a más de un coleccionista, movilizar a cualquier curador de museo y/o llorar a cualquier romántico. Wilmer pertenece al tercero de estos grupos y sólo te dice…”Tócalo, tócalo, cuando yo muera que sea de la humanidad”

Tuvimos la suerte de compartir una tarde-noche con Wilmer y otros personajes de la ciudad. Entre cocuy y cocuy (bebida alcohólica blanca) Wilmer fue sacándole el polvo a más de un papel, a más de un libro y a más de una pintura.

 

 

Entre el relato de sus viajes en misiones internacionales, de su experiencia en el campo y de cómo habían logrado construir Guachirongo, nos fue mostrando algunas reliquias. Entre ellas:
– Una copia del libro “Con el Che por Sudamérica” firmada de puño y letra por su autor, Alberto Granado. Este libro se lo regaló y firmó el mismo Granado en la última entrevista que brindó a la radio comunitaria de Guachirango en Barquisimeto, Venezuela. Cada vez que Granado llegaba a la ciudad, pedía visitar a Wilmer en su casa de Guachirango.
Wilmer nos regaló una copia de la última entrevista, recordemos que Granados falleció el 5 de marzo de 2011 a los 88 años. Nos dio la copia y nos dijo que éramos los indicados para difundirla al mundo ya que nunca antes había entregado una copia de la entrevista. Muchas gracias Wilmer por semejante halago! (quisimos subir un fragmento, pero todavía no pudimos. Trataremos de hacerlo la próxima).

– Manuscritos originales del muralista mexicano, José Davis Alfaro Siqueiros.
– Un boceto original de Francisco Arturo Michelena.
– Una tetera con la que bebieron Isadora Duncan, Constantin Stanislavsky, Gordon Gray y Bertholt Brecht, entre otros. La tetera fue entregada en mano a Wilmer como regalo por la hija de Gordon, para que sea salvada de los remates.
– Una prueba artística del muralista Raúl Angiano (La espina), entre muchas otras cosas…
Fue una de esas tardes-noches que nunca olvidaremos. Fue un placer. Gracias amigos!!!

Para despedirnos de Braquisimeto hicimos, durante la tarde, una entrevista en la radio comunitaria Guachirongo y, por la noche, visitamos una peña del colectivo El aljibe. Gran despedida! Gracias gente por todo!!!

Los invitamos a sumarse con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino y a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Es muy fácil. Tienen que escribir su correo en el recuadro donde dice «suscribite», ir a la bandeja de entrada en su mail, buscar un mail de feedburner (puede caer en no deseados) y hacer click en el link que está en ese mail. Gracias!

Seguime en:

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi
Seguime en:

Latest posts by Aldana Chiodi (see all)

About Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.

7 thoughts on ““Estas cosas existen aquí… en Guachirongo”

  1. Muchas Gracias amigos por tan bello gesto que han tenido de publictar su visita a Guachirongo y Barquisimeto la ciudad de los
    Crepúsculos, las puertas de nustra casa estan abiertas para Ustedes u otros amigos argentino que nos quiera visitar, ya por acá estan una pareja que mañana pasará por estos lares a lo mejor se quedan unos días.

    Saludos de la Familia Guachirongo
    y de los Crepúsculos.

    WILMER PERAZA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.