Por el Mekong hasta Phnom Penh (Capital de Camboya)

 

Después de más de 8 horas en un bote de madera navegando el río Mekong llegamos a la ciudad capital del Reino de Camboya. El cruce fronterizo se encuentra en la orilla del río y el trámite es muy rápido.
Apenas cruzamos a Camboya comenzamos a ver templos con la típica arquitectura Khmer y casas muy precarias (más que en Vietnam) a orillas del río.
Cuando llegamos al pequeño muelle desde donde nos tomamos un bus hasta el centro de la ciudad, el barquito “se llevó puesta” una pared de madera de una casa muy precaria. La mayoría de las personas se reían como si fuera gracioso destruir la casa de una familia humilde… hay cosas que nunca dejan de sorprendernos…

Entrada al puesto fronterizo.

Vista de algunos templos desde el río.


Una de las casas precarias a orillas del río.


Pasando las horas en el bote.

Existen varias historias sobre el nombre de la ciudad. Una de las leyendas dice que el río Mekong depositó una estatua de buda en el lugar donde hoy existe una pequeña colina artificial con un templo, donde se conserva esa y otras estatuas más. Al parecer la estatua fue descubierta por una mujer llamada Penh, por eso el nombre de la ciudad, Phnom Penh, que significa “colina de Penh”.
La ciudad se convirtió en capital del reino Khmer (Jemer) a mediados del siglo XV, cuando el rey decidió abandonar la ciudad de Angkor y desplazar la capital hacia el sur. Algunos dicen que el desplazamiento hacia el sur y el abandono de Angkor se debió a las invasiones sufridas por el imperio, otros a las hambrunas y epidemias y otros, a la búsqueda de un mejor emplazamiento para el comercio. En la actualidad, Phnom Penh es capital del Reino de Camboya y conserva (aunque reconstruida) mucha de la arquitectura característica del reino Khmer. La misma se puede ver en los templos, pagodas, monumentos y algunos edificios del gobierno.
Estos edificios del centro de la ciudad contrastan con los alrededores del centro y las afueras de la ciudad, donde la población vive en condiciones precarias y donde nos da la sensación de que la pobreza y la falta de higiene para prevenir enfermedades es mucho más grave que en Vietnam.

Otras fotos de la ciudad.

En algunas plazas de la ciudad hay muchos monos que pasan el día escalando los árboles y comiendo fruta.


La ciudad estaba preparada para el Festival del Agua (después nos enteramos que se produjo, desgraciadamente, una estampida de gente en uno de los puentes que terminó en tragedia. Nosotros ya estábamos fuera de la ciudad).

La arquitectura khmer se ve hasta en los pequeños altares que hay en las casas y negocios. Son como los de Vietnam, pero con otra arquitectura.

Uno de los medios de transporte más utilizado en la ciudad son los tuc tuc motorizados. No sólo lo usan los turistas (no existen los buses públicos al interior de la ciudad), sino también la gente local, aunque se suben más personas de las que en realidad entran.

La siesta es algo muy común en la ciudad. Imaginamos que es por el intenso calor… y eso que estamos en otoño!!

La historia se repite…el museo-cárcel de Tuol Sleng

Uno de los lugares para conocer parte del pasado trágico del pueblo camboyano es el Museo de Tuol Sleng. Allí, en lo que era una escuela, funcionó durante el régimen totalitario de los Khmer rojos el centro de detención, tortura y asesinato más importante del país.
Cuando uno visita lugares como estos no puede más que preguntarse cómo es posible que hayan sucedido estas cosas, cómo el ser humano es capaz de esto y de mucho más. Cuando uno visita lugares como estos se pregunta también, como nos dijo una amiga en su comentario sobre Auschwitz, cuáles serán los museos de este tipo que visitaremos el día de mañana… ¿Guantánamo? ¿Algún país africano?
Pensábamos que ya habíamos visto y leído mucho sobre las atrocidades que el ser humano es capaz de hacer con un semejante, pero algunas de las cosas que hacían los khmer rojos no las habíamos ni visto ni leído en ningún lado y, menos, imaginado… Creemos que no es el lugar para contarlas porque muchos pueden verse afectados y no es nuestra intención. Aquel que quiera saber más sobre el tema puede encontrar información en otros espacios.
El museo cuenta con muchas fotografías, pero aquellas sobre determinados tipos de tortura fueron reemplazadas, a nuestro juicio con muy buen criterio, por pinturas.
Los khmer rojos gobernaron Camboya entre los años 1975 y 1979. En cuatro años asesinaron a miles de camboyanos y lograron cambios drásticos en la cotidianeidad del pueblo. Entre sus ideas estaban la eliminación de las ciudades, la consideración de todo habitante urbano como enemigo del régimen y la desaparición de las escuelas, las religiones, el arte, la moneda y el comercio. Por el sólo hecho de saber otro idioma, haber trabajado en una oficina o parecer intelectual eras merecedor de la muerte.

Vista del patio de la escuela donde funcionó la prisión.

Cartel significativo que debería estar en varios museos donde muchos visitantes no respetan el lugar en el que están, como vimos que ocurrió en Aschwitz…

Algunas fotos del museo.

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá. Gracias!

¿Ya conocés el libro de viajes que escribimos? Se llama «Magia es Viajar» y cuenta sus vivencias por Asia, África, América y Europa. Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

Aldana Chiodi
Seguime en:

Latest posts by Aldana Chiodi (see all)

About Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.

7 thoughts on “Por el Mekong hasta Phnom Penh (Capital de Camboya)

  1. pero que oportunidad dejaron pasar cheeeeeeee………
    el post tendria que haberse llamado

    ESTO ES CAMBOYA!!

    Jaja!! IMpresionante.
    Abrazo

  2. Me impactó mucho lo del regimen de 1975 a 1979, coincide con la época de las dictaduras de sudamérica. Lo de las reglas de la cárcel pinta al ser humano desquiciado en toda su magnitud.
    Que buenas fotos! La del mono me encantó, se lo ve muy tranquilo con su pedazo de fruta. Ahora, que no le falte comida a un mono mandril de esos porque deben ser bastantes ásperos… no son monos tití precisamente…
    Abrazo

  3. la historia de la guerra de Camboya es una de las tantas que no dejan de herisarme la piel y de generrame miles de preguntas… algun sitio que debo ir… bien por ustedes que estuvieron alla y bien por las fotos y todo !

    besos chicoss 🙂

  4. Impactante todo. Uno piensa siempre en campos de exterminio en los que sufrieron los judíos… Por suerte no anduvierion el día de la estampida. Me alegro, besos
    J

  5. Qué gente y qué costumbres tan especiales y distintas a Occidente! Las fotos y el relato del museo, dan escalofríos. El que se corta el pelo, ¿quién es? Bueno, por lo demás, gracias a Dios ya no estaban en la ciudad cuando sucedió lo del puente en Camboya. Pero fué una preocupación hasta que mandaron el mail. Besos a ambos.

  6. Me alegra que estén bien, después de escuchar lo de Camboya.
    No veo la hora de «estar con ustedes» en Angkor. Debe ser un sueño…
    Lo de la prisión del Khmer rojo es inimaginable de tan horroroso, como en cualquier otro caso, y no hace más que asegurar que a los violentos les cae bien cualquier excusa ideológica.
    Abrazos.

  7. Impactantes las fotos del museo cárcel.
    Sigan recorriendo, espero ver los templos de Angkor.
    Besos