Consejos para ir de camping con niños

Salir de camping en familia es una de las mejores actividades que podemos compartir con nuestros hijos. No solo porque la naturaleza es una fuente de inspiración constante para los niños y los hace sentir libres, sino porque es el ambiente ideal para disfrutar de actividades que son complicadas de hacer en la ciudad. Nosotros acampamos por primera vez en familia con nuestro niño de 4 años y contamos sus vivencias en Felicidad en estado camping. Si lo leen van a entender por qué nos parece una gran alternativa para viajar en familia.
Para que la experiencia de acampar con niños sea muy buena para todos, les compartimos algunos consejos. Pueden sumar otros en los comentarios, así todas las mamás y papás pueden leerlos.

 

1. NO IMPORTA SI ES LEJOS O CERCA

No es necesario irse muy lejos de casa para tener la experiencia de acampar con niños. Podemos irnos de camping por 15 días, varios meses o solo un fin de semana. Por ejemplo, hacer una escapada desde Buenos Aires un fin de semana y elegir hacerlo en camping es una buena alternativa. Hay opciones muy cerca como Moreno, Tigre, Tapalqué (en la foto de abajo), Pergamino, Baradero, Lobos, etcétera.
Tampoco es necesario ser un experto en campamentos. Cualquiera puede acampar y cualquiera puede disfrutarlo. Claro que algunos tendrán más facilidades que otros para adaptarse, pero con un poco de humor y paciencia todos lo logran.
Así que el primer consejo es que se animen, aunque tengan niños pequeños, porque hoy en día hay campings muy preparados y hay muchos elementos de camping modernos que nos brindan todas las comodidades (carpas grandes, sillas cómodas, colchonetas inflables, lámparas pequeñas que se cargan con energía solar, etcétera).

 

2. ELEGIR EL LUGAR APROPIADO

Relacionado un poco con lo anterior, el segundo consejo es elegir un lugar apropiado para acampar en familia. No quiere decir que no podamos acampar en familia en el medio de la nada, al costado de una ruta o en una playa desierta. Pero si es la primera vez, sino tenemos mucha experiencia, si todavía nos genera algunas dudas el acampar con niños (sobre todo si son pequeños), o si simplemente queremos estar más cómodos, mejor ir a un lugar que cuente:

  • con todos los servicios básicos, como agua potable, agua caliente y electricidad,
  • que haya bastantes árboles que den sombra,
  • que tenga un lugar para refugiarse en caso de lluvia si es que la carpa “no aguanta”,
  • que tenga proveeduría completa,
  • que tenga mesas y bancos en cada parcela (si no llevamos sillas),
  • y lo ideal es que también tenga un sector con juegos infantiles o alguna atracción como metegol, mesa de ping pong, cancha de voley o fútbol, etcétera.

Si bien puede fallar, hoy por hoy es muy fácil encontrar referencias de los distintos campings en la web. Nosotros solo acampamos en la Patagonia y al final del post les mencionamos los lugares en los que estuvimos y algunos otros, pero no dejen de buscar referencias.

 

 

3. CONSEGUIR EL EQUIPO DE CAMPAMENTO ADECUADO

Este consejo es un poco subjetivo, porque lo que es “adecuado” para algunas familias puede no serlo para otras. Pero en la actualidad, hay tantos productos nuevos para camping, que brindan un montón de comodidades, que si pueden y quieren es bueno conseguirlos, sobre todo si vamos a acampar varios días y si vamos en vehículo.
Lo más importante del equipo es la carpa y la bolsa de dormir.
El tipo de carpa depende del tiempo que nos quedemos, de la forma en que viajemos (no es lo mismo ir con la mochila que con un vehículo donde podemos cargar más cosas), de la constitución de cada familia, etcétera. Por ejemplo, nosotros fuimos con una carpa chica tipo iglú (fuimos con mochilas) y dormimos los tres juntos, pero hay carpas con compartimentos en las que pueden dormir los padres y los hijos separados. También hay carpas más grandes (muchos las llaman “estructurales”), que tienen un espacio en la entrada que sirve como “comedor o living”, donde muchas familias ponen la mesa y las sillas, la heladerita, el calentador, etcétera. Pero si no llevan todos esos elementos, a lo mejor no tiene sentido llevar una carpa tan grande.
El tipo de bolsa de dormir depende de la estación del año, aunque la mayoría de las familias que hacen camping lo hacen en los meses de primavera y verano. Por eso, no es necesario que tengan una bolsa súper abrigada.
Otra cosa importante es llevar un aislante, aunque cada vez más, casi todos llevan colchones inflables para estar más cómodos. Nosotros, como estábamos con las mochilas, llevamos aislante.

En este otro post les compartimos de manera más específica Qué llevar de campamento.

Si viajan con niños muy pequeños es una buena idea llevar una pileta pequeña inflable para que se moje con el agua del lago o del río o colocarle algunos juguetes y que sea una especie de “pelotero”.

 

4. COMPARTIR TAREAS 

Acampar en familia no tiene por qué significar más trabajo para algún miembro de la familia. Al contrario, puede usarse como una muy buena excusa para que todos los miembros, tanto adultos como niños, participen de todas las actividades, desde las más lindas, como ir a buscar ramas para encender el fuego, hasta las que pueden ser más “pesadas”, como lavar los platos. Y así desarrollar el sentido de la cooperación.
Una de las cosas que más me llamó la atención en nuestras últimas experiencias acampanado fue escuchar a muchas mujeres quejarse y decir que no querían acampar más porque trabajaban un montón: eran ellas quienes cocinaban, quienes lavaban la ropa, quienes lavaban los platos u ordenaban la carpa, mientras sus hijos y sus maridos iban al lago, pescaban o hacían el asado. Yo no sé cuál era la realidad de esas mujeres en sus casas, pero considero que tanto en las casas como en las vacaciones, todos los miembros de la familia deben colaborar en las tareas hogareñas.
Creemos que una de las cosas más lindas de acampar en familia es estar juntos y compartir la mayor cantidad de actividades, de todas las actividades.
Otra cuestión a tener en cuenta es que los adultos somos ejemplo para los niños. Aunque no nos demos cuenta, ellos siempre están mirándonos y escuchándonos. Por eso, es bueno que también cooperemos nosotros con los demás adultos: prestemos nuestras cosas, pidamos prestado, conversemos con el vecino, etcétera.

Tahiel es tan sociable, que en el camping lo invitaban a comer asado mientras nosotros comíamos fideos con manteca.

 

5. HACER PARTÍCIPES A LOS CHICOS DEL ANTES, DURANTE Y DESPUÉS

Relacionado con lo anterior, uno de los consejos que más nos gusta compartir es el de tratar de hacer partícipes a los niños de la mayor cantidad de actividades posibles (de acuerdo con su edad, claro), sobre todo de aquellas que no pueden hacer si viven en la ciudad.

  • En el antes: podemos contarles donde vamos, mostrarles un mapa, preguntarle qué les gustaría hacer y planificar alguna actividad a partir de eso. También pueden preparar el equipaje juntos, no solo la parte de su ropa o pertenencias, sino también la parte de camping (revisar la carpa y las bolsas de dormir, pensar si llevamos heladerita o no, chequear cómo va a estar el tiempo esos días, etcétera).
  • En el durante: armar la carpa juntos, explicarles cómo se hace; juntar ramas para el fuego; ir a hacer las compras a la proveeduría; conversar con los vecinos de acampe; lavar los platos, cocinar juntos y pedirles que improvisen alguna receta (pueden amasar el pan o preparar galletas), darles distintos roles y que esos roles cambien si son varios hermanos, etcétera.
  • En el después: ayudar a ordenar entre todos, preparar el diario del viaje juntos, conversar en las cenas sobre cuáles fueron las experiencias que más y menos les gustaron y por qué.

 

6. JUGAR MUCHO, INVENTAR

Sabemos que como padres/madres/adultos tenemos derecho a quedarnos tirados en la reposera leyendo un libro, tomando mate, charlando o, simplemente, mirando el cielo. Pero también sabemos que si elegimos acampar en familia fue, entre otras cosas, para poder compartir muchas horas jugando con nuestros hijos, porque la mayoría no puede hacerlo todo el tiempo que le gustaría durante las semanas laborales. Así que aprovechemos los días de vacaciones/campamento para desconectarnos de otras cosas y conectarnos con los más pequeños. Disfrutemos de su compañía y de volver a ser niños. Juguemos mucho.
Además, tengan en cuenta que, posiblemente, tendrán esos minutos de relax, porque seguro que los niños se harán amigos en el camping y se irán a jugar con ellos, así que aprovechen esos tiempos para ustedes. Además, después de correr y jugar todo el día, posiblemente se vayan a dormir temprano. Lo ideal es dejar que se vayan con otros niños, que sientan esa sensación de libertad, de que no hay peligros, de que pueden manejarse solos. Claro que, previamente, mirá cómo es el lugar y dale las indicaciones correspondientes, pero para ellos será muy importante que le brindes tu confianza. Tahiel en los campings siempre se hacía amigo de otros nenes y nenas y se iba varias horas a jugar con ellos. La pasaba muy bien y se sentía de maravillas.
Cuando estén con ustedes, aprovechen para ofrecerles varias alternativas de juegos y compartir tiempo de calidad con ellos. Es lo mejor que podemos darles.

  • Pueden organizar una búsqueda del tesoro,
  • descifrar mensajes ocultos,
  • explorar el bosque, el lago o el río buscando piedras de distintas formas,
  • trepar árboles,
  • hacer juegos fotográficos,
  • mirar las estrellas,
  • hacer juegos nocturnos,
  • hacer fogones e inventar cuentos (En Bariloche, siempre nos acostábamos en la hamaca que ven en la fotografía e inventábamos cuentos. Tahiel proponía los personajes y yo inventaba la historia),
  • disfrutar de observar la naturaleza,
  • y todas las actividades lúdicas que se les ocurran.
    Los niños tendrán unas vacaciones inolvidables (y ustedes también).

Les compartimos nuestra sección de Juegos viajeros donde pueden encontrar algunas ideas.

 

 

7. LEER NUESTROS CONSEJOS GENERALES PARA VIAJAR CON NIÑOS PEQUEÑOS

Si van a viajar con niños pequeños, les recomendamos leer (sobre todo a los que están muy acostumbrados a viajar en pareja o con amigos) estos Consejos generales para viajar con niños
porque pueden ayudarlos. No somos expertos en nada ni tenemos la última palabra en nada, pero al haber vivido el cambio de viajar solos durante mucho tiempo y empezar a hacerlo de a tres, a lo mejor nuestra experiencia puede servirles, puede venir bien para intentar cambiar el chip, entender que viajar con niños pequeños es otro tipo de viaje y aprender a disfrutar de la nueva etapa que es igual de hermosa.

¡A acampar!

¿Ya acamparon con niños? ¿Cómo les fue? ¿Quieren compartir sus experiencias?

[/dropshadowbox]

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá y en Instagram acá. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama “Magia es Viajar” y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa. Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

 

En este link pueden consultar sobre algunos lugares ideales para acampar en familia en las distintas regiones de la Argentina. No lo elaboramos nosotros, simplemente lo compartimos porque conocemos algunos de los lugares que se mencionan.

Aldana Chiodi
Seguime en:

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi
Seguime en:

Latest posts by Aldana Chiodi (see all)

About Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.