Valparaíso, un anfiteatro hacia el mar

 

Si tuviera que definir la urbanización de Valparaíso pensaría en un enorme anfiteatro, en cuyas gradas formadas por cerros se levantan cientos de casas coloridas y cuyo escenario principal es el puerto y el mar. Ese imponente océano Pacífico que tantas veces sirvió de inspiración a Pablo Neruda y que tantas veces fue surcado por barcos comerciales y piratas.

Como les conté en el post anterior, Valparaíso es una ciudad para caminarla. Hay que recorrerla a pie para observar sus detalles, sus paredes pintadas, sus gatos, sus perros, sus negocios y su vida cotidiana.

 

12-35

12-36

12-46

12-51

 

Valparaíso es una ciudad-puerto, con su centro histórico principal en lo que llaman «el plan» (plano), donde se ubican los principales edificios históricos y plazas. Una de las plazas más concurridas y desde donde se pueden comenzar las caminatas por la ciudad es la Plaza Sotomayor, frente al muelle Pratt. En el muelle es posible observar parte del puerto y tomar alguna pequeña embarcación para recorrer la costa.

 12-40

12-41

 

La mayoría de la población vive en los llamados cerros y trabaja en «el plan». En el siglo xix y ante la necesidad de comunicación entre estos dos sectores de la ciudad,  se construyeron los famosos ascensores: «cajones de madera» que suben y bajan por las laderas durante casi todo el día. En los primeros años del siglo xx llegaron a ser 30, pero en la actualidad solo funcionan algunos, como el del cerro Artillería, el de Concepción y el Reina Victoria, entre otros.

Vista del ascensor en el cerro Artillería, en 2009 (en la primera foto) y en 2013 (en las que le siguen). Los colores van ganando todos los rincones de la ciudad.

ascensorvalparaiso

12-43

12-42

12-45

Ascensores pintados en las paredes.

12-54

Ascensor Reina Victoria.

12-9-3

 

 

En general, cada uno de los ascensores está asociado a un paseo y/o mirador. Los paseos no son más que calles por las que se recomienda eso, pasear. Existe el paseo Gervasoni, el Atkinson, el Yugoslavo y el 21 de mayo, entre otros. Entre los miradores están el mirador O´Higgings y Portales. Todos se descubren caminando. Creo que puedo afirmar que no se necesita un mapa.

 

12-22

12-24

12-25

12-3-4

 

Los cerros presentan características socioeconómicas diferentes, por lo tanto, no todos se desarrollaron turísticamente. Los cerros donde se instalaron la mayor cantidad de bares y hoteles en casas antiguas, donde se reciclaron edificios para convertirlos en lugares multiculturales y donde se concentra la mayor movida viajera son los cerros Concepcion, Alegre, Panteón y Bella Vista.

 

12-4

12-8-2

12-12

12-14

12-18

12-16

12-15

12-21

12-20

12-27

12-28

12-38

12-39

Nuestro segundo paso por esta hermosa ciudad fue de la mano de María José y Deya, dos chicas de couchsurfing que viven en Quilpué, una localidad del Gran Valparaíso unida con la zona portuaria a través de un moderno tren.

12-62

12-17

Además de caminar mucho, nos llevaron a conocer el trabajo que realizan junto con el Taller de Acción Comunitaria (TAC) en el cerro Cordillera, una zona «casi prohibida» para el viajero, a la que los locales recomiendan no ir. Pero como siempre decimos, todo es relativo.

12-2-2

12-3-3

12-4-2

12-6-2

12-7-2

 

La Sebastiana

La Sebastiana es una de las tres casas que el poeta chileno Pablo Neruda tuvo en su país. La Sebastiana se encuentra en el cerro Florida, desde donde el autor tenía unas vistas espectaculares de la ciudad y del puerto y  desde donde era un observador privilegiado de los fuegos artificiales cada 31 de diciembre que pasaba allí. La casa se inauguró en 1961 con una gran fiesta, fue saqueada después del golpe militar de 1973  y, finalmente, reconstruida en 1991 con el aporte económico de Telefónica de España.
Si bien en esta oportunidad no la recorrimos en su interior, nos sentamos en el jardín y jugamos a Atahualpa. ¿Se acuerdan? Atahualpa decía que recordad es vivir dos veces, así que nos pusimos a rememorar las sensaciones de nuestra última visita. Lo primero que nos vino a la mente fue el cartel que leímos en su entrada en el que decía que Neruda se consideraba «cosista». Y nos sentimos plenamente identificados.

La Sebastiana y algunas fotos del camino para llegar hasta la misma. 

12-12-2

12-49

12-55

12-56

12-57

12-13-2

12-14-2

 

Valparaíso es una ciudad que te invita a usar la bici, pero es necesario tener un entrenamiento especial para eso.

12-48

bici2

 

Valparaíso es una de esas ciudades que todos deberíamos conocer, disfrutar y jugar con ella a «Atahualpa».

 

Información útil

La única oficina de turismo donde se puede conseguir información y mapas se encuentra en el muelle Pratt, pero no está a simple vista, sino que es necesario caminar hasta el final de los puestos de artesanías para verla. Los mapas que reparten son útiles. En realidad, también hay otro punto de información en la casa de Neruda, La Sebastiana, pero no siempre hay buena info sobre la ciudad.

La Sebastiana se ubica en Ferrari 692. Permanece abierta de martes a domingos, de 10 a 18. Los lunes está cerrada. En los meses de verano (enero y febrero) suele estar abierta una hora más. En 2013, el valor de la entrada general es 4.000 pesos chilenos (alrededor de 4,5 dólares). Para estudiantes, 1.500 pesos chilenos.

¿Cómo llegar a Valparaíso?

Valparaíso se ubica a 112 km de Santiago de Chile. Desde Santiago salen buses cada 15 o 30 minutos (según el día) desde la terminal de buses Pajaritos (Estación Pajaritos de la línea 1 del metro de Santiago). El valor es entre 2.000 y 5.000 pesos chilenos, de acuerdo con las promociones y la época del año. En las vacaciones de verano suele aumentar el precio.

Desde Santiago de Chile en auto se demora una hora 30 minutos aproximadamente, por la ruta 68.

Desde Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana u otra localidad cercana se puede llegar en buses locales (con precios que varían entre los 300 y los 600 pesos chilenos) o en el tren.

Seguime en:

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi
Seguime en:

About Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.

9 thoughts on “Valparaíso, un anfiteatro hacia el mar

  1. Muy linda nota. Pero un anfiteatro es cerrado como es el coliseo romano. Quizás quisieron poner teatro griego. Hay que saber diferenciar y no confundir al lector

    • Hola Martín!
      Gracias por tu comentario. Nunca le intención es confundir al lector. Pusimos anfiteatro, más allá de que sea «cerrado», porque quisimos poner eso. Aunque esté «cerrado», puede «mirar» hacia el mar. Si confunde, no fue la intención. No nos gustaba «un teatro hacia el mar». Gracias!
      Saludos!

  2. Fuimos a Valparaiso por segunda vez. Este veramos caminamos por sus callecitas. Subimos a los ascensores. Disfrutamos Valpo muchisimo. Me fascinaron las escaleras pintadas y los grafitis explicados por guia turistica. Volveria sin dudarlo!!!!

  3. buenas fotografias ,que bueno que no te hayas limitado a recorrer lo mas turistico ,te recomiendo recorrer tambien otros cerros como el cordillera de los que no recomiendan a los turistas, esta el cerro placeres inundado de los estudiantes de la universidad st maria , apodados sansanos , tambien de familias y niños que tienen esa picardia que solo puede enseñarles la calle y la crudeza de sus vidas , cerca esta el cerro esperanza algo desconocido , tranquilo , a mi me ha llamado la atencion sus muros , me he topado con varios murales de luchadores caidos en dictadura , esta tambien el cerro baron , ahi estudian los chicos de matematicas de la pucv , es una comunidad organizada y luchadora actualmente estan luchando en contra de inmobiliarias que cada vez quitan mas la identidad a los cerros, al lado esta los lecheros , llama bastante la atencion un complejo habitacional de los años 60 bastante bello visualmente y muy bien planificado que esta detras del supermercado jumbo , donde esta el ascensor baron , por la ruta 68 surgen muchos otros cerros con historias similares no te los podria nombrar todos por que los he recorrido sin fijarme mucho en sus limites , tambien esta playa ancha , su estampa es similar , es como una mini ciudad indpendiente llena de historias , un breve resumen la upla (universidad de playa ancha , bastante combativa con mucha memoria y conciencia politica) , la facultad de arq de la uv (niversidad de valparaiso) , el roma (pub que se ubica al frente de casa central de la upla) , la piedra feliz ( lugar de recurrentes suicidios en el mar) , las torpederas (playa bastante popular , lo opuesto a reñaca , pero bella muy bella) , el cementerio , los sectores .

  4. Conocer Valparaíso fue una de las mejores cosas que nos pasó a Priscila y a mí hace ya 4 años. La ciudad, la disposición de las casas, las casas, los colores de las casas, los caminitos, las escaleras, y los ascensores, declarados patrimonio de la humanidad, simplemente nos deslumbraron. Pero no haber entrado a La SEbastiana lo estimo como una pérdida lamentable, considerando que el lugar se encuentra tal como Neruda lo dejó, por lo que presenta un muy atractivo tono intimista. Incluso están las manchas de la tinta sobre el asiento en el que se sentaba a escribir, con la vista de la ciudad y la bahía que tanto lo enamoraba. nos quedaron dos frases que conocimos de él que al menos a mí nunca se me borrarán. Una es la que dice que si alguien recorre todas las escaleras de Valparaíso, habrá dado el equivalente a una vuelta al mundo. y la otra es parte de un poema, y de esta me apropio yo también, al declararle a su querida ciudad: «Te declaro mi amor, Valparaíso».

  5. hermoso post! tuvimos la suerte de recorrerla este verano y tambien disfrutar de su gente. Conocimos al autor del mural de allende de una de las fotos que subieron justamente.

  6. Es tal vez una de las ciudades mas fotogénicas de América del Sur al menos. Tenemos algunas fotos iguales y la has definido muy bien, cuando arme mi post de valparaíso voy a poner LA CIUDAD ANFITEATRO y si me acuerdo te doy el crédito 🙂 Reclamámelo. Me hiciste dar ganas de volver, yo la recorrí muy nervioso a la ciudad, una pena, fue cuando fui a buscar al puerto a la Gauchi que volvía de los EEUU en barco y por un chileno contrabandista no me la querían dar, los días pasaban y me decían que la iban a volver a mandar a los EEUU con todos los gastos a mi cargo. OPS!! caminaba por las paredes más que por las calles pero así y todo no paraba de sacar fotos, incluso algunas costaría diferenciar si es mia o tuya, nos llamó al ojo la misma vista. Gracias por éste paseo matinal por VALPARAISO, el que no conoce DEBERIA IR, no está tan lejos (De Argentina claro)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.