Cómo visitar la ciudad romana de Baelo Claudia, en Bolonia, Tarifa

Las playas de Bolonia no solo atraen por sus dunas, su extensión, el color dorado de su arena y la presencia de cada vez más chiringuitos en la paya, sino que además tienen otra razón para conocerlas: allí se encuentran el sitio arqueológico con las ruinas de la antigua ciudad romana de Baelo Claudia.

Esta ciudad marítima nació en el siglo II a.C. y se desarrolló gracias a la industria salazonera (salar el atún), a la producción de galum (una pasta/salsa que se hacía con las sobras de los pescados) y al comercio con el norte de África. Dicen que es un claro ejemplo del urbanismo romano porque en ella aparecen todos los elementos que representan a las ciudades romanas: el foro, los templos, los edificios administrativos, el mercado, el teatro, ls termas, el barrio industrial, los acueductos, etc. De todos ellos van a poder ver un poco en la visita por las ruinas de Baelo Claudia. ¡Buen recorrido!

 

Cómo recorrer las ruinas de Baelo Claudia

Antes de ingresar a la ciudad de Baelo Claudia les recomendamos darse una vuelta por el Centro de Visitantes, porque allí van a poder ver una maqueta de la ciudad, algunos de los objetos que se encontraron y varias explicaciones de cómo se realizaba el trabajo pesquero. En total, son dos salas con una exposición permanente y una tercera sala con una muestra temporal.

No es muy largo el recorrido y vale la pena detenerse en algunas explicaciones.

 

 

Luego, el propio camino los va a llevar al inicio del recorrido por las ruinas de la ciudad romana. Todo el trayecto se realiza por un camino señalizado.

El primer cartel que se van a encontrar es el del acueducto oriental o de Punta Paloma (porque el agua venía desde Punta Paloma) y, una vez que lo pasan, van a poder ver las vistas de la ciudad, con sus torres y el mar de fondo. Luego, ya se avanza hacia el centro de la ciudad por la Puerta de Carteia y, desde allí, solo resta seguir el camino y prestar atención a los carteles informativos.

 

Entre las construcciones destaca el foro, el mercado, las factorías de salazón, las tiendas, los templos de Isis, Juno y Minerva, el teatro romano… creo que todo es interesante para ver. Por eso, en el centro de visitantes pueden tomar un mapa donde está muy bien explicado el circuito para recorrer las ruinas. No tiene sentido que les de más detalles, porque así pueden recorrerlo según sus propios intereses.

 

 

Cómo llegar al sitio arqueológico

Para llegar a Baelo Claudia tiene que tomar la carretera nacional 340 hasta el km 70.2 y ahí tomar la carretera local de Bolonia CA-P8202 hasta llegar casi a la playa. En una rotonda van a ver el cartel que indica doblar hacia la derecha y siguen el camino.

Sino encuentran estacionamiento en el centro de interpretación/de visitantes, pueden dejar el vehículo en los estacionamientos de la playa, pero tendrán que subir a pie. No es muy lejos, pero en verano puede que el calor moleste un poco.

Cuánto cuesta a entrada a la ciudad de Baelo Claudia

La entrada para recorrer el sitios arqueológico y el centro de interpretación de Baelo Claudia, en Bolonia, es gratis para los residentes en la Unión Europea. Para el resto de las personas tiene un valor de solo 1,5 euros.

En la entrada te piden un número de código postal. A veces piden el documento para corroborarlo y otras veces, no.

 

Visitar Baelo Claudia con niños

¡Claro que se puede! Los que nos leen hace mucho saben que somos de la idea de que todos los viajes y sitios se pueden hacer con niños, solo es cuestión de adaptar el recorrido/viaje, de respetar sus tiempos y necesidades y de proponerles alguna actividad lúdica.

Esto último ya lo tienen resuelto, porque pueden descargarse este pdf que brinda la junta de Andalucía sobre Baelo Claudia, para que lean algo de la historia de la ciudad y puedan hacer algunas actividades. Nosotros no lo llegamos a usar porque ese día hacía mucho calor y no tuvimos ganas de hacerlo en el momento, pero en casa, le conté a Tahiel algunas curiosidades mientras mirábamos las fotos del viaje y estuvo muy bien.

Cuando pasen por las factorías de salazón, pueden contarles a los peques que allí se salaba al pescado, principalmente atún. Se colocaban capas intercaladas de pescado limpio y cortado con una capa de sal. Después de unos meses se podía comer el atún o envasarlo.

Para saber antes de la visita

  • Si hacen la visita en verano, les recomendamos llevar gorra para el sol, tener el protector solar puesto y una botella de agua fresca a mano.
  • El centro de visitantes/museo tiene baños.
  • Desde el museo se pueden ver unas lindas vistas de la playa de Bolonia.
  • En el centro de visitantes/museo hay espacio para estacionar y una zona con mesas y bancos, por si quieren descansar o comer algo allí.

 

A LO MEJOR TAMBIÉN TE INTERESE LEER

 

¡BUEN VIAJE!

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá y en Instagram acá. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama «Magia es Viajar» y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa.
Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

Aldana Chiodi
Seguime en:

About Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.