Un museo para una historia

 

No vamos a ahondar en la historia por muchos conocida, sino en la sensación que produjo en nosotros visitar Prinsengracht 263, Amsterdam, Holanda.

No es una casa museo más, es la casa museo más impactante que a nuestro juicio hemos visitado. Al principio, uno ingresa por un sector nuevo anexado al museo que originalmente nada tenía que ver. Luego, se entra a la casa de adelante, donde funcionaba una fábrica de mermeladas, que hacía las veces de fachada de lo que era la casa de atrás. Es ahí, donde luego de pasar por una puerta (que a la vista era una biblioteca), se accede al escondite que ocultó de los nazis a 8 personas, durante 2 años, y de quienes sólo sobrevivió Otto Frank, el papá de Ana.

Recorrer la casa, pisar sus escalones de madera y escucharlos crujir como ellos los escucharon, ver recortes de diarios aún pegados por Ana en la pared de lo que era su habitación, el espejo del baño donde muchas veces durante 2 años se veían reflejados como nosotros mismos no reflejamos el día de la visita en ese mismísimo espejo, el inodoro, el juego que le regalaron a Peter, hijo de la otra familia, para su cumpleaños número 16… cada detalle no hace más que transportar a uno a esa tremenda situación de fanática rutina, que debía cumplirse a rajatabla porque en eso se apoyaba su esperanza de sobrevivir a la atrocidad. Uno va acumulando muchas sensaciones durante la recorrida de la casa, pero nada, absolutamente nada se asemeja a lo que se siente cuando de cachetada aparece enfrente del visitante el diario original. Es como un imán, no podés dejar de mirarlo. La corta vida de Ana Frank pasó delante de nuestros ojos como una película. Pero en absoluto fue una película.

Como no se permite sacar fotos dentro de la casa, sólo mostramos las que tomamos afuera. Repetimos el link del sitio web del museo donde pueden hacer una visita virtual: http://www.annefrank.org/

Los invitamos a sumarse con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino y a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades a su correo electrónico. Es muy fácil. Tienen que escribir su correo en el recuadro donde dice «suscribite», ir a la bandeja de entrada en su mail, buscar un mail de feedburner (puede caer en no deseados) y hacer click en el link que está en ese mail. Gracias!

Seguime en:

Dino Feldman

Desde 2009, junto con Aldana, decidí cambiar mi estilo de vida: dejé la ingeniería en sistemas para dedicarme solo a la magia y a los viajes. Desde ese momento disfruto de conocer y compartir otras culturas, de escribir y de llevar magia por el mundo mientras arrancamos muchas sonrisas.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés contactarme en las redes sociales.
Dino Feldman
Seguime en:

About Dino Feldman

Desde 2009, junto con Aldana, decidí cambiar mi estilo de vida: dejé la ingeniería en sistemas para dedicarme solo a la magia y a los viajes. Desde ese momento disfruto de conocer y compartir otras culturas, de escribir y de llevar magia por el mundo mientras arrancamos muchas sonrisas. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés contactarme en las redes sociales.

9 thoughts on “Un museo para una historia

  1. Buenas tardes. No conseguí entradas por Internet para el museo, que me recomendas? Si voy a primera hora es posible que logre conseguir?
    Gracias!

    • Hola Tatiana
      Creo que no, porque en la web del museo dice que hasta el 1 de julio de 2018 solo pueden entrar las personas que tengan entradas online y a la hora que dice la entrada. Te recomiendo que mires en la web del museo por si hay cambios. Está el link en el post. Mucha suerte!

  2. Una entrada genial sobre una GRAN historia!!!! Es un lugar que hay que visitar y sentir su historia, el crujir del suelo y sobretodo el pasar por la biblioteca-entrada, y pensar como se sentirían ellos cada vez que oían a alguien subir y tener la incertidumbre de ver si les habían pillado…, es para vivirlo. Un saludo

  3. Contar, contarse a uno mismo, buscar testigos de que pasamos por el mundo, dialogar aunque sea con nosotros mismos… escribir, describir/se eso es lo que hizo Ana Frank…
    y también es lo que hacen ustedes chicos.

  4. Increíble el relato chicos, pero más increíble aún debe ser vivir esa experiencia.
    Gracias por compartir con nosotros esta emocionante vivencia.
    Un beso grande y que sigan disfrutando de este viaje especial y maravilloso!
    un abrazo

  5. Hola chicos!!!!
    Muy lindo lo que escribieron. Se me hizo un nudo en la garganta. Ojalá pueda ir algún día. Pensar que hace unos cuantos años tuve la posibilidad de ir y la desperdicié…
    Un beso grande!

  6. Qué se puede comentar sobre ésto? No hay palabras posibles. Si me estremeció mucho la visita que hice conUds. al museo aquí en Bs.As., me imagino (creo) la sensación de Uds. al estar en el mismísimo lugar donde todo sucedió. Muy bueno el relato.

  7. Aldana y Dino:

    Me imagino la profunda sensación que habran tenido al estar ahi,ya que es la manera de ponerse en lugar de ella,soportando lo que soporto ahi encerrada.
    Solo de ver la fachada de la casa,emociona, estremece.
    Muy bueno su relato.

    Continuen contando.. Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.