De Iquique a Santiago, con escala

 

Las conversaciones con los camioneros son de lo más interesantes. Es como hablar con los taxistas en una ciudad. Nunca sabés si te dicen la verdad, te mienten o sólo exageran. Pero tiene su encanto escucharlos y es una de las experiencias interesantes de viajar a dedo.
En el camino desde Iquique hasta Santiago, con escala en Antofagasta, tuvimos el placer de viajar con Mario y con Samuel.

Salimos de Iquique temprano. Perry, nuestro couch en Iquique,  nos dejó a la salida de la ciudad. El camino estaba desierto. Sólo pasaban algunas camionetas-taxi que iban derecho al aeropuerto. Comenzaba el fin de semana largo por las fechas patrias chilenas. “Va a estar difícil el dedo”, pensamos.
Pero por suerte, nos equivocamos. Mario paró con su camión a los pocos minutos de espera y a las tres de la tarde estábamos en Antofagasta.
Mario tiene 60 años de vida, que no los aparenta, y más de 30 de camionero. Uno de los temas preferidos de los camioneros es hablar de mujeres. Sí, así en plural, porque suelen tener la esposa y la mujer (léase, amante). Pero Mario no sólo tenía esposa y mujer, sino que algunas historias más con ganas de contar. Así que abrimos los oídos y nos dispusimos a escuchar. Entre anécdota y anécdota nos confesó que se cansa pronto de las mujeres, las deja y, hasta ahora, nunca se enamoró. ¿Por qué será?
Durante el viaje escuchamos uno de los programas radiales que más oyentes tiene en Chile: el programa de Rumpi, “Chacotero sentimental”, en radio Corazones. Es tan famoso que hasta se hicieron dos perlículas. Durante unas horas, las personas llaman y cuentan sus historias amorosas y conflictivas,  confiesan sus aventuras o sus inclinaciones sexuales y esperan los consejos de Rumpy. Mientras lo escuchábamos no sabíamos si reirnos o llorar (o las dos cosas…).

Una nueva experiencia couchsurfing

Nuestro paso por Antofagasta coincidió con el fin de semana de las fiestas patrias chilenas. En la ciudad de la minería nos recibió por unos días Valentina. Como tenía la casa para ella, porque sus papás estaban de viaje, organizó una reunión con amigos chilenos y extranjeros. Así fue como en la cena había seis chilenos, un turco, un holandés, un lituano, dos estadounidenses y dos argentinos (nosotros). En un momento, mientras cada uno estaba en los suyo, comiendo, bebiendo, charlando o preparando la comida, me tomé unos minutos para mirar la situación “desde afuera”. Me puse a pensar cosas como: qué bueno sería si siempre las personas de varias nacionalidades pudieran estar así, compartiendo una mesa, una bebida, una charla… qué bueno sería si los gobiernos, los medios de comunicación y los grandes empresarios pudieran pensar más en unir que en dividir… qué bueno sería si la gente se diera cuenta de que realmente somos todos iguales, que sólo tenemos diferentes idiomas, religiones, costumbres en el vestir o en el comer, pero que somos iguales. Y no sólo iguales en cuanto a derechos y obligaciones, somos iguales porque nos afectan las mismas cosas, sufrimos el calor y el frío extremo, nos emocionamos, lloramos, nos reímos y tenemos la misma vulnerabilidad ante, por ejemplo, un desastre natural. Pero cuando mi cabeza empezó a ir más allá de estos pensamientos tomé un trago de cerveza y me metí en la primera conversación que pude. No tenía sentido seguir pensando en ese momento… lo dejé para más tarde.

Como suele ocurrir en estas reuniones de couchsurfing no podía faltar la magia… y hubo magia para dejar a más de uno con la boca abierta. Hasta a aquellos que en vez de disfrutar el momento se empeñan en querer “saber cómo se hace”.

El 18 de septiembre se festeja el día de la independencia del país trasandino y todas las ciudades se llenan de banderas rojas, blancas y azules. Además, suele haber fiesta durante varios días, asados, empanadas y mucho alcohol. No sólo corre la cerveza y el vino, sino también la chicha y el terremoto. Llaman terremoto a la bebida formada por vino blanco, helado de piña y un poco de fernet, granadina o licor amargo. A la jarra grande se la llama cataclismo y al vaso pequeño, réplica.
Debido a la gran cantidad de bebida que se toma en esos días y de autos que circulan por las rutas de una ciudad a la otra, todos en la ciudad nos recomendaron esperar hasta el martes para salir a la ruta. Si bien para los camioneros no hay feriado que valga, la ruta iba a estar muy cargada y con muchos borrachos al volante. Así que les hicimos caso y nos quedamos dos días más. Nos mudamos a la casa de Natalia, porque Valentina se iba de viaje. Nati y su familia nos recibieron con los brazos abiertos y nos cocinaron unas empanadas muy ricas.

Una tarde, un amigo de las chicas, Álvaro, nos invitó a dar una vuelta por la ciudad y nos explicó algo de su historia. A continuación, algunas fotitos.

Vista desde la casa de Natalia.


Edificio que pertenecía a la administración boliviana cuando Antofagasta era parte de Bolivia.

Vista de la antigua estación de trenes, a orillas del mar, desde donde se transportaba la materia prima hacia el interior.

Monumento al cobre que construyeron por el bicentenario de Chile.

Plaza principal de la ciudad, con la torre del reloj en su centro: un obsequio de los ingleses.

Planchas de cobre listas para salir por el puerto.

Murales en un edificio que simulan situaciones reales del pasado.

Para despedirnos, Álvaro nos regaló un casette de Víctor Jara, músico, cantautor y director de teatro chileno. Un referente de la canción reivindicativa, torturado y asesinado durante la dictadura de Pinochet.

Camino a Santiago

El martes temprano salimos a otra vez a la ruta. ¡Qué linda es la ruta!

Nos tomamos un colectivo local hasta la salida de la ciudad y en un ensanchamiento de la ruta comenzamos a señalar con el dedo “gordo” hacia el sur. No pasaron 10 minutos que paró Samuel, con su camión Volvo,

“¿Para dónde van?”, nos preguntó.
“Nosotros para Santiago, pero vamos hasta donde nos lleves de camino”, le explicamos nosotros.
“Voy a Santiago”, vamos.
Buenísimo! No lo podíamos creer…

Entonces trepamos (digo “trepamos” porque los camiones son muy altos y requieren toda una técnica para subir y bajar sin matarse en el intento) hasta nuestras posiciones en el camión y emprendimos la marcha.

Paramos a almorzar en el medio de la ruta. Samuel nos sorprendió con un calentador, sillas, café, té, ensalada, carne argentina (que había sobrado del asado del 18), jugo de frutillas y agua. Armamos el comedor en el acoplado, que estaba vacío, y disfrutamos el almuerzo.

Viajamos hasta La Serena, donde llegamos a las 12 de la noche. La empresa de Samuel les exige a los conductores dormir unas 5 horas, desde las 12 de la noche hasta las 5 de la mañana aproximadamente. No todos lo respetan, pero por suerte él sí. Como Samuel durmió en la cabina del camión, sobre su colchón, nosotros nos fuimos para el acoplado. Es impresionante lo grande que es, estaba vacío y parecía (y era) más largo que nuestra casa. Sacamos las bolsas de dormir, las pusimos sobre el suelo (un poco duro) y tratamos de dormir.

Nuestra habitación en el camión.

Un poco de magia para despertarnos.

A las 5 de la mañana en punto, el camión se puso en marcha y era la señal para despertarnos. Pasamos a la cabina y a seguir viaje.
Samuel es una persona con la que no podés aburrirte. Habló de todo y no paraba de repetir la palabra “wuevón”. Conversamos sobre los impuestos a la minería, el conflicto de la educación, los militares chilenos, Pinochet y Piñera, la guerra de Malvinas… y, obviamente, las mujeres!
Llegamos a Santiago a la 1 de la tarde, nos dejó a una cuadra del metro y de ahí nos separaban 10 estaciones hasta lo de Araceli y Darío (hermana y cuñado). Mejor “dedo” imposible!

Ahora estamos en Santiago disfrutando del reencuentro con familiares y amigos. La idea es quedarnos unos 20 días en la ciudad, tratar de hacer alguna presentación del proyecto y algún show privado. Los mantenemos al tanto. Mientras, tenemos varios flash y notas especiales para ir compartiendo con todos ustedes. ¡No se los pierdan!

Concurso Mejor Blog de Viajes. Ni nosotros lo podemos creer, pero la semana pasada estábamos segundos en la votación!! Muchas gracias a todos por votarnos!! Vamos a ver qué pasa la semana que viene! Para los que todavía no lo hicieron pueden hacerlo siguiendo las instrucciones en este link.

 

Los invitamos a sumarse con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino y a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Es muy fácil. Tienen que escribir su correo en el recuadro donde dice “suscribite”, ir a la bandeja de entrada en su mail, buscar un mail de feedburner (puede caer en no deseados) y hacer click en el link que está en ese mail. Gracias!

Seguime en:

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi
Seguime en:

About Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.

11 thoughts on “De Iquique a Santiago, con escala

  1. Me cuesta mucho trabajo hacer el ejercicio de suscripción para mantenerme al día en estas aventuras tan educadoras y lúdicas, pero espero seguirlos, sobre todo porque ustedes estan dedicados al entretenimiento con los niños. Yo soy artista plástico y procuro dedicar mi tiempo libre en pasar con los niños de las zonas rurales con pincel, pintura y una base para pintar o dibujar.
    Muchas gracias por recrearnos con tan bellos paseos.

    • Hola Cristina!
      Gracias por tu mensaje! Qué lindo lo que hacés con las escuelas rurales! Un día podemos ir juntos!
      Con respecto a la suscripción es sencillo. Solo tenés que poner tu dirección de correo electrónico donde dice “suscribite” y enviarlo. Después vas a tu casilla de correo y buscas un correo que sea de feedburner (puede caer en no deseados). Lo abrís y hacés click en el link que aparece en ese correo. Es para corroborar tu mail. A partir de ese momento, cada vez que publiquemos algo, te llega un mail. Esperamos que puedas hacerlo! Un saludo grande!

  2. Chicos!!

    Leí todo este apartado y veo lo maravillosa que es la gente chilena. Estoy ansiosa por este mini viaje que haré. Veré nuevamente a compañeros universitarios pero conoceré gente nueva. Y eso es lo que mas me emociona. Gracias por compartir con nosotrxs esas experiencias!! Me encantan las fotografías, seguramente habrá una muestra de Latinoamérica no? claro para mas adelante!! Besos!!!

  3. Hola amigos!! Chusmeo su blog!! Me gustaría que me dijeran si conocen alojamiento económico en Chile, Viña, Valparaiso, Casablanca, Temuco. Andaré por esas zonas este verano. Visitaré amigos y amigas, pero por las dudas necesito tener algunos datos, para no molestar tanto a mis amigos. Besos!!! me encantan los hostels, me acomodo dónde sea.

    Me encantan lo que hacen se los digo siempre!!! Y ya nos veremos en su muestra.

  4. Que buena toda la historia !! Me encanta como la relatan, y que bueno que han recibido un muy buen trato con los dedos, camioneros, con la Magia siempre ! y con los couch surfers !! QUE GANAS DE VERLOS YA !
    Un abrazo enorme, nos vemos mañana !
    Adri

  5. Hola chicos!
    Hace rato que no les escribo pero sigo atento sus post!
    Ya están acá no más. ¿De Santiago pasarán a Argentina o se darán unas vueltitas más por allí?
    Recuerden que los estamos esperando en mi escuela, así que si vuelven antes de fin de noviembre al país iremos arreglando.
    Les mando un abrazo!!!

    • Hola Juan Manuel!
      Gracias por seguirnos! De Santiago pasamos a Argentina. Falta poquito, ni nosotros lo podemos creer.
      Apenas lleguemos nos ponemos en contacto para arreglar la visita a tu escuela. Creemos que podría ser a principios de noviembre!
      Un abrazo y un beso grande!
      Gracias por todo!
      Aldana y Dino

  6. Hola chicos!, que linda historia!, nosotros nos encontramos en puerto montt hora, llegamos más a la zona central como en unos dos meses mas; mi madre vive en santiago, en la comuna de la cisterna por si necesitan ayuda en algo!, saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.