En un camión de lujo…

 

Salimos de Nasca con rumbo a Arequipa. Sabíamos que nos esperaba un largo y lento viaje. Llegamos a la ruta Panamericana y la estación de servicio (o grifo, como le dicen en Perú) a la que queríamos ir se encontraba a unas seis cuadras, según los lugareños. Si dicen la verdad, pensamos, no es tanto… podemos ir caminando. Y así fue. Mientras caminábamos por el costado de la ruta se me ocurrió darme vuelta, miré atrás y vi que venía un camión. Cuando pasó cerca de mí le hice dedo. No tenía muchas esperanzas de que parara, ya que no era el mejor lugar para hacerlo y el conductor venía “embalado”. Pero levantar el brazo y poner los dedos en posición no costaba nada. El camión pasó de largo. Nosotros seguíamos caminando.
A los pocos segundos, cuando miro hacia delante veo que el camión para. ¿Había parado por nosotros?, me preguntaba. Por las dudas, le digo a Dino que apuremos los pasos. Había parado por nosotros.

Nuestro vehículo.

Marcos nos recibió con una sonrisa, acomodó todas nuestras pertenencias en el interior, nos hizo sacar los zapatos y nos invitó a pasar a “su casa”. Era el camión con el interior más grande y limpio en el que viajamos.

Como pueden ver en las imágenes, el interior del camión tenía dos butacas cómodas, dos camas amplias, espacio para una heladera pequeña y un televisor, lugar para pararte y estirar las piernas y repisas para guardar lo que se te ocurra, en las que Marcos coleccionaba cd de música y películas.
Pero lo que más me sorprendió fue cuando descubrí que en el camión había… ¡mate, yerba, bombilla y termo con agua caliente! ¡Qué más podía pedir de un viaje a dedo!

No es que sólo tenía el equipo de mate, sino que además, sabía los «secretos» de cómo preparlo y solía tomarlo.

Como no se acordaba mi nombre, lo escribió en un papel y lo puso frente al volante para llamarme por mi nombre cada vez que quería decirme algo.

Marcos hizo que el viaje de 12 horas fuera mucho menos cansador de lo que hubiera sido. Escuchamos música, charlamos y disfrutamos de unos paisajes increíbles: dunas altísimas, un mar turquesa golpeando fuerte contra la costa y valles de cultivos a orillas de los ríos.

Las fotos no son las mejores, pero para que se den una idea del paisaje…

En un momento, en el medio de la nada, empezamos a ver motos y personas en la ruta. Marcos, con sus 30 años de experiencia en las rutas peruanas, nos dijo que posiblemente había ocurrido un accidente con un camión y las personas estaban yendo a saquear la mercadería. Luego de unos kilómetros, efectivamente, había un camión volcado, pero su carga no era comida ni nada útil para las personas, sino un poco de chatarra.

Llegamos a Arequipa de noche, disfrutamos unos minutos de las luces de la Plaza de Armas, buscamos un lugar barato donde dormir (ya que no conseguimos couch ni teníamos a nadie conocido), cenamos algo y a la cama… al otro día… las presentaciones de Magia en el Camino-Proyecto Sur, que les contaremos en la próxima entrada.

Los invitamos a sumarse con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino y a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Es muy fácil. Tienen que escribir su correo en el recuadro donde dice «suscribite», ir a la bandeja de entrada en su mail, buscar un mail de feedburner (puede caer en no deseados) y hacer click en el link que está en ese mail. Gracias!

Seguime en:

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi
Seguime en:

About Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.

9 thoughts on “En un camión de lujo…

  1. hola Aldana y Dino. Soy Luis, un sesentón de mdq y si Dios quiere dentro de unos meses me largo a la ruta, dirección Alaska ( o hasta donde llegue) con mi mb180d. Viajo solo , sin ningún apuro. vuestros comentarios y los de tantos otros viajeros que tan generosamente cuentan sus vivencias me van a ser de mucha utilidad.
    Un abrazo grandote y buen viaje

    • Hola Luis!!!
      Qué bueno que te largues a cumplir tu sueño!!! Gracias por leer nuestro blog!! Esperamos que te sea muy útil y, cualquier cosa que necesites, no dudes en escribirnos!
      Te deseamos lo mejor en tu viaje y mucha MAGIA para tu camino!!!
      un fuerte abrazo!
      Aldana y Dino

  2. Ahhh…pero asi cualquiera eh!!! se lo merece el duo !!!!!
    los camioneros peruanos son una masa! Viva Peru carajo.
    abrazos grande, y si se lo cruzan a Piñera por Chile, dejenle un escupitajo en la cara de mi parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.