Guía para viajar con bebés y niños IV: Equipaje

Bienvenidos a la cuarta parte de esta guía para viajar con bebés y niños pequeños. Esta vez hablaremos sobre qué llevar en la valija/mochila de los bebés y niños.
Como dijimos en las tres anteriores, cada familia es diferente y, sobre todo, cada bebé y cada expectativa personal de los padres sobre cada viaje es distinta. Por eso, en esta serie de guías que armamos quisimos recolectar información, ideas y consejos para que viajar con los más pequeños sea una cataratas de buenos recuerdos para todos. No somos padres expertos en nada, solo intentamos compartir nuestra experiencia. No quiere decir que lo que digan estas guías es lo único que se puede hacer. Simplemente es la recopilación de nuestras vivencias. Durante los primeros dos años de vida de Tahiel realizamos varios viajes cortos por el país y países vecinos (en auto y barco), y un viaje largo de siete meses por Europa, con mochilas.
Algunas cuestiones podrán ser obvias para algunos, pero no para todos. Esperamos que les sea de utilidad!

Nosotros vamos a ir a lo práctico. Tahiel les cuenta sus aventuras y vivencias en La Columna de Tahiel. ¡No dejen de leerla!

EQUIPAJE

Cuando llega el momento de pensar en la valija/mochila/bolso para llevar de viaje con nuestros hijos aparecen un montón de dudas. Si a veces a los grandes nos cuesta llevar el equipaje adecuado, prepararlo para los bebés y niños pequeños puede ser más complicado. Pero no se preocupen. No lo es tanto.

Pensá que armar las valijas/mochilas/bolsos ya es parte del viaje y las vacaciones. No desesperes. Tomalo con calma y disfrutalo. Pensé que todo lo que empaques lo vas a usar en un lindo lugar y con tu familia.

Para preparar el equipaje debemos:

  • Usar el sentido común. El equipaje inevitablemente cambiará de acuerdo con:
    – el tipo de viaje (no es lo mismo la ropa y elementos que llevaremos si nos vamos de camping o a recorrer zonas naturales, que si viajamos a visitar ciudades o hacemos un crucero que solo pasa por varias playas).
    – el tiempo que dure el viaje (no es lo mismo un viaje de 15-20 días que uno de tres meses o más).
    – el clima predominante en el lugar (no es lo mismo viajar en invierno que en verano).
    – la edad de los chicos (no es lo mismo el tipo y cantidad de ropa que usa un bebé que lo que usa un nene de dos, cuatro o seis años).
  • Desterrar de nuestro vocabulario el “por las dudas”. Sabemos que es más difícil cuando los niños son más pequeños porque nos da “cosa” que les falte algo, pero al igual que con nuestro equipaje, si llegamos a necesitar algo vamos a poder conseguirlo en el destino).
  • Tratar de simplificar, ya que todo lo que llevemos lo vamos a tener que cargar nosotros (para salir de casa, tomar un taxi, subir al bus, acomodarlo en el tren, etcétera). Salvo, claro, que viajemos en un vehículo propio.

 

La elección de la valija, mochila o bolso va a depender del tipo de viaje y la preferencia/comodidad de los padres. Si se viaja por períodos cortos y en avión es aconsejable la valija. En auto, puede ser mejor un buen bolso. Si se viaja en transportes públicos, como buses o algunos trenes, puede ser mejor la mochila para algunos (por la movilidad que te permite), mientras que otros se inclinarán igual por el bolso o las valijas. Siempre piensen que lo que elijan es lo que van a tener que cargar.

Nosotros somos de la idea de llevar pocos bultos. Porque si a los bultos principales le sumamos el carrito del bebé (y el propio bebé, sin ofender), podemos olvidarnos alguno en el camino. Pero a veces, según el viaje, es mejor que sean más bultos y no tan grandes. Otras veces es el propio estilo del viaje el que te obliga a llevar una cosa o la otra. En el último viaje de siete meses por Europa con Tahiel teníamos las dos mochilas grandes; una mochila de mano con la computadora, la cámara, los documentos y los cuadernos; una mochila muy pequeña con lo básico para Tahiel (pañales, algo de comida, agua y algún autito o muñeco); el carrito y la valija con las cosas de magia. Era mucho pero no podíamos reducirlo más por el estilo del viaje.

Nuestro equipaje. Esperando al tren en la estación de Luxemburgo.

equipaje

 

Cuando los nenes ya no son tan bebés está bueno que tengan su propia valija o mochila para llevar sus cosas y sentir que ellos también colaboran. Además, es buena idea hacerlos partícipes de organizar su equipaje. A Tahiel le compramos una valija muy práctica para los viajes en avión, sobre todo los que tienen escalas, porque además de llevar ahí sus cosas (para el vuelo y algo más) puede jugar con ella en los aeropuertos ya que es como un andador.
Si no es algo así (que puede resultar grande para algunos viajes) está bueno que tengan su propia mochila de mano donde saben que tienen “sus cosas”.

Esta es una de sus mochilas de viaje (también la usa para ir a lo de los abuelos).

mochilita

 

Algunas ideas:
Separar en bolsas (pueden ser comunes, de las estilo ziploc o tipo sobres con cierre) las diferentes prendas de los chicos. Por ejemplo, que toda la ropa interior esté en una, que los pantalones en otra, que las remeras en otra y los abrigos, en otra. De esta manera es mucho más fácil encontrar lo que buscamos. Otra opción es acomodarlas por mudas, es decir, por conjuntos. Por ejemplo, en cada bolsa poner un pantalón/bermuda/pollera, una remera/camisa y un par de medias y ropa interior. Es más trabajo para la organización previa, pero puede ser muy útil durante el viaje.
Dividir la ropa de todos los integrantes de la familia entre todos los bultos principales que nos llevemos. Por ejemplo, si nos llevamos dos valijas, que en las dos valijas haya alguna muda de ropa para los papás y los pequeños. Esto es por si se pierde alguna valija en el camino (sobre todo en los aviones).

 

¿Qué llevamos en la valija?

Lo primero que hay que preparar es la documentación (que les contamos en la guía I). Después el tema de los remedios y botiquín. Luego, todo lo demás.
Es buena idea hacer una lista con lo que queremos/debemos llevar, pero hacerla varios días previos al momento de armar la valija. De esta manera, vamos a ir sumando o tachando cosas y tenemos el tiempo para ir pensando qué necesitamos realmente (y para comprar lo que nos falte).

En el primer viaje que hagan pueden hacer una lista en excel o en papel y usar la misma para todos los viajes. En cada caso irán sumando o cambiando ítems. Por ejemplo, si al principio tenían “pañales” y ahora el bebé ya no usa, lo reemplazarán por “ropa interior”. Esta es buena idea para el equipaje de los adultos también. 

Antes de empacar colocá todo lo que vas a llevar en la cama o en una mesa para tener una vista general. A veces, al ver tanto, empezamos a pensar qué es realmente lo que necesitamos.

No te olvides separar las cosas en bolsas o similares. Es muy práctico.
A continuación les compartimos una lista con las cosas que pueden tener en cuenta al momento de empacar, no significa que hay que llevar todo lo que se menciona. Al contrario. Pero recuerden que siempre dependerá de lo que les comentamos más arriba: el tipo de viaje, la duración, el clima en el destino, el transporte que usemos y la edad de los chicos. Además de la forma de ser de los padres (por ejemplo, algunos se preocuparán por llevarles a sus bebés o niños el champú y jabón que usan en sus casas, mientras que otros usarán el que consigan en el destino y será el mismo para toda la familia).

– Pañales (si son muy chiquitos suelen usar óleo calcáreo, pero es más bulto, así que se puede reemplazar por las toallitas).
– Toallitas.
– Gel desinfectante.
– Otros elementos de aseo (champú, jabón). Existen unos set de viaje con botellas y recipientes de plástico de diferentes tamaños para poner todo tipo de producto de aseo.
– Mamaderas y chupetes. Se recomiendan dos mamaderas y dos chupetes.
– Muda de ropa para el viaje (si es bebé, sino no es tan necesario).
– Cambiador (chico, es solo para que no apoyen la cola en cualquier lado. Existen algunos descartables. Solo lleven un cambiador más cómodo y grande si viajan en su vehículo).
– Tipo mantita o lona (puede servir para abrigarlos en el avión o bus con aire acondicionado o para sentarlos en alguna plaza o en la playa durante las vacaciones).
– Bolsas de plástico (para guardar el resto de una comida, para guardar el pañal o la ropa sucia, para reemplazar las “cajitas” con snaks más sanos, como frutas secas, que les contamos en la guía II, etcétera).
– Algo de comida/bebida para el trayecto. (Pueden ver algunas ideas en la guía II sobre alimentación).

– Accesorios de temporada o según el destino:

  • Protector para el sol, trajes de baño.
  • Crema.
  • Gorro, guantes o bufanda.
  •  Anteojos para el sol.
  •  Protector mosquitos.

– Zapatos cómodos (se pueden evitar y solo usar las zapatillas y las ojotas).
– Zapatillas.
– Ojotas o botas (según el viaje).
– Medias.
– Ropa interior.
– Pantalón largo.
– Pantalón corto.
– Remera de manga corta.
– Remera de manga larga.
– Pollera y/o vestido.
– Buzo.
– Campera o abrigo.
– Nylon! (si son bebés o nenes pequeños puede servir, como dijimos en las otras guías, para el piso de la bañadera, para poner entre el colchón y la sábana y hasta para taparlo de la lluvia!)

Algunos aconsejan pensar en una o dos mudas de ropa por día. En el caso de un bebé puede ser porque se suelen ensuciar muy seguido con la caca y los vómitos, pero si ya son más grandes no es necesario tanto. Podemos pensar en una muda por día (o un poco menos) y tener en cuenta que en los destinos vamos a poder lavar. Por ejemplo, si nos vamos 15 días no es necesario llevar 15 mudas de ropa, podemos llevar 5 o 6 e ir lavando. Además, es bueno llevar ropa combinable entre sí para poder armar más conjuntos con menos prendas y tener algunos “comodines” que van con todo, como un short/pollera/pantalón de jean o de color gris o rojo. Por otra parte, algunos recomiendan llevar la “regla del 3”, es decir, 3 prendas de cada estilo. Si sos de las que no te gusta lavar en las vacaciones y preferís llevar más ropa, podes optar por llevar más prendas “de arriba” (que suele ser lo que los chicos más ensucian), que de abajo.
Todo dependerá del tipo de viaje, pero tratemos de no llevar de más.

– Juguetes/libros (los preferidos y alguno nuevo).

– Tecnología (llevar en el celular, la computadora o la tablet las series, música o películas preferidas de los chicos).
– Además de la cámara de fotos y sus accesorios.

– Otros objetos (que no se pueden llevar en todos los viajes)

  • Bañadera para el bebé (hay inflables y plegables).
  •  Cuna para el bebé (plegable).
  •  Adaptador para sillas (para comer). Existen unas valijas pequeñas que se adaptan a cualquier silla.
  •  Esterilizador de mamaderas.
  •  Heladerita para el auto o la mini heladera (tipo lunchera) para llevar algo de comida preparada para el bebé si no come otra cosa).
  •  Recipiente térmico para la comida.
  •  Termo para la bebida.
  • Vajilla para el bebé cuando ya come (solo si es muy necesario porque no come con otro).
  • Pelela portátil. Adaptador de inodoros.
  • Mochila pequeña para que tu niño use en las salidas diarias o lleve a la playa con sus cosas.
  • Carrito plegable (cuanto más pequeño y liviano sea, mejor).
  • Mochila porta bebé (tanto las que son para bebés pequeños, como las que son para niños pequeños que se llevan en la espalda).

Además, puede ser que nuestro bebé/niño esté acostumbrado a algún otro elemento cotidiano y que nos veamos en la necesidad de llevarlo. Por ejemplo, el instrumento para enjuagarles la cabeza que tiene una protección para los ojos. Evidentemente no es algo muy necesario, pero si nuestro bebé/niño no se puede bañar sin eso y tenemos lugar y ganas de llevarlo, claro que se puede llevar. Aunque también es bueno pensar que puede ser el momento ideal para que deje de usarlo o para que no sea tan indispensable para él.

Si bien a lo largo de las cuatro guías dijimos que en un vehículo propio se pueden cargar muchas más cosas, tampoco es bueno llevar muchas cosas. Antes, pensemos si son realmente necesarias.

Pensá que armar las valijas/mochilas/bolsos ya es parte del viaje y las vacaciones. No desesperes. Tomalo con calma y disfrutalo. Pensé que todo lo que empaques lo vas a usar en un lindo lugar y con tu familia.

Viajar con bebés/niños pequeños implica:

  • Tener paciencia. Mucha paciencia. (Digamos que un poco más que en casa).
  • Entender que tenemos que cambiar el chip. Ya no somos uno o dos, somos tres o más. Ya no vamos a contar con el tiempo (y la libertad) que teníamos antes.
  • Que todo lleva más tiempo del que pensaste. No hay prisa. Lo que antes se hacía en un día, ahora es en dos. Lo que se hacía en dos horas, ahora en cuatro. No quieras hacer más de lo que se puede.
  • Que, inevitablemente, los planes cambiarán. (Si ya suelen cambiar cuando viajas sin chicos, con ellos, cambian más).
  • Adaptarse y respetar los tiempos y gustos de los chicos, tanto en el sueño y la comida, como en los JUEGOS. (Cuando sean más grandes habrá tiempo para negociar, se engancharán más con el destino, propondrán actividades, etcétera).
  • Saber que son vacaciones. Relajate. No te enojes si las cosas no salen como las pensaste.
  • Aprender todos los días a disfrutar de otras cosas. El tiempo de las vacaciones es ideal para disfrutar en familia de actividades que durante el año no podemos hacer. No lo desperdiciemos en cosas sin sentido.
  • Siempre recordar el primer punto. ¡Buen viaje!

 

No dejen de darle una mirada a las otras guías:

Guía para viajar con bebés y niños pequeños I: documentación y transporte.

Guía para viajar con bebés y niños pequeños II: alimentación y alojamiento.

Guía para viajar con bebés y niños pequeños III: salud, higiene y entretenimiento.

¡¡Viajar con bebés o niños pequeños es AGOTADOR, pero no viajar con ellos TAMBIÉN!! Tener un bebé es agotador. Así que no dejen de hacerlo porque ahora son tres (o más).

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá y en Instagram acá. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama “Magia es Viajar” y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa.
Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

Aldana Chiodi

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi

9 thoughts on “Guía para viajar con bebés y niños IV: Equipaje

  1. ¡Hola!
    Te platico que estoy a días de irme de vacaciones largas (18 días) de México a Europa. La verdad estoy algo nerviosa porque aparte de que mi hijo está en los terribles 2 (2 años 5 meses) el tema de las maletas me tiene pensativa… sugieres que en viajes de 15 días o más se lleven 5 mudas y estarlas lavando , la pregunta es dónde y cómo lavarla si vamos a andar de país en país y de hotel en hotel. Qué otros tips me darías. Muchas gracias por tu pronta respuesta.

    • Hola Marcela
      Cómo estás?
      Con respecto a la ropa del nene, creo que lo mejor es no llevar mucho porque si necesita algo lo podes comprar en el lugar de destino, sobre todo en Europa que hay muchas tiendas económicas en los centros de casi todas las ciudades turísticas. Por eso, no tiene mucho sentido llevar mucho y que las maletas pesen. Por otra parte, la ropa se puede lavar en el propio hotel (muchos tienen el servicio de lavandería que se lo dejas a la mañana y te lo devuelven seco y planchado a la noche), sino se puede enviar a lavar en los locales destinados a eso que suele haber también en muchas ciudades. El tema en este último caso es que a lo mejor “pierden” unas horas esperando que la ropa se lave y se seque, ya que no todos estos sitios tienen la posibilidad de dejar que la ropa se lave y que otro la saque y la guarde para pasar a retirarla más tarde.
      Por otra parte, si no es ropa que esté manchada, en algunos casos también se le puede dar una lavada en la ducha como para salir del paso.
      Además, si vas en unos días es invierno, por lo que seguramente no necesitas llevar muchas remeras (sudaderas) ya que van a estar cubiertas por el abrigo. Yo llevaría dos o tres pantalones largos, cinco o seis remeras (algunas de mangas largas) y abrigo.
      Y si ves que necesitas más, como te decía podes comprarlo allá.
      Salvo que para estar tranquila quieras llevarle más cosas y, para no ocupar tanto espacio, lleves menos ropa tuya.
      Buen viaje!!!
      Saludos
      Aldana

      • Hola, Aldana

        Muchas gracias por tu respuesta. Sí también está el tema de nuestra ropa y he pensado sí en lavar alguna en la ducha (ya compré dos lazos) y la que se manche en la lavandería de los hoteles, ¿no es muy caro? cabe mencionar que soy una obsesiva de la limpieza y de las cosas de mi pequeño, le voy a llevar un par de toallas, muchas mantitas ,etcétera. Planeo llevar una maleta de ruedas grande 20 kilos por cada uno, es decir, 3 maletas grandes más mochila cada quién, ¿cómo ves? Además estoy nerviosa por todo lo que tengo que llevar para entretener a mi pequeño durante los vuelos de 10 hotas, los autobuses igual de 6 horas o más, trenes, barcos, etcétera. Aaaaaaaaaaaaa ¡Ayuda por favor! Siento que me vuelvo loca, ya me voy el sábado.

        • Hola marcela!
          Tranquila que todo va a ir más que bien!
          A mí me parece mucho tres valijas, una para cada uno, pero si es tu primer viaje y te sentís cómoda y no te va a complicar los desplazamientos, llevalas. Y, posiblemente, ya para la próxima puedas llevar menos.
          Tené en cuenta también que para no llevar desde tu casa tantas cosas para entretener al niño, podes ir comprando otras cosas en el camino. Además, pensá que muchas veces se entretienen con lo que menos pensamos. Digo esto para que no ere sobrecargues con esas cosas. En Europa vas a encontrar de todo para comprarle.
          NO te vuelvas loca y disfruta de la previa que ya es parte del viaje!
          Después contame.
          Besos
          Aldana

  2. hola buenos dias me gusta tu pagina
    estaba buscando informacion sobre viajar con ninos
    me puedes hablar sobre el child seat

    • Hola Fiorella
      Muchas gracias por tu comentario.
      NO sé a qué te refieres específicamente con el child seat. Si es con respecto a los asientos para autos, es algo que depende mucho de lo que puedas acceder en el país en el que te encuentres. En líneas generales, tenés que tener en cuenta que sea para la edad de tu hijo (por el peso), que no esté vencido (vencen) y colocarlo en el lugar y en la posición correcta según la edad del niño. Además, si es usado, tenés que averiguar si participó o no de algún golpe o accidente. De ser así, se recomienda no volver a usarlo.
      Saludos!
      Aldana

  3. Uff, te fajaste con esta guía Aldana, tu trabajo me enternece mucho… Y por eso te comparto la experiencia de 3 mamás y una tía…

    Viajar es apasionante, pero viajar con bebés y niños es incomodísimo y agotador.

    Somos 4 hermanas y una familia muy unida debido a los sobrinos…yo Soy la tía de 5 hermosos sobrinos, dos niñas y 3 niños y pues la experiencia de los viajes cuando bebés y niños la vivimos en familia… Cuando bebés, ellos son el viaje, son un descubrir diario e ilimitado, maravilloso, son tan lindos… Nos dimos cuenta con nuestra experiencia, que ellos necesitan es a la mamá y sus cuidados, no más, los paseos eran al campo, a la finca de la abuela como para que entraran en contacto con la naturaleza, esos conceptos de las ciudades, arquitecturas, historia, no es para ellos, son cosas demasiado elaboradas… Los árboles les hicieron bien, mi madre les hacia una especie de hamaca en la rama de un árbol y uno de ellos, yo se que veía algo especial, se tranquilizaba y embelesaba mirando el follaje…y quedaba quieto y en silencio… Y a una de las niñas, el Río la cautivaba por completo, una experiencia bonita fue observarlo de lejos…

    Cuando crecieron como hasta los 3, 4 añitos, las salidas siguieron siendo las mismas y ya después si, empezamos a salir más, a otros climas, pero era un trabajo organizar todo, salíamos por poquitos días y a esa edad lo que disfrutaron mucho fue de la familia, los primos sobre todo. Toda la atención y cuidados era para ellos, uno de adulto la pasa muy bien, pero el paseo y paisaje es para ellos…

    Nuestra primera salida larga fue al Mar, somos de montaña, Bogotá, cuando ya tenian entre entre 5 y 12 años… el paseo lo hicimos por tierra y lo disfrutaron en cantidades, además que ya a esa edad, ayudan a hacer su maleta y tienen cuidado de si mismos y ya no es tan agotador, ya los adultos teníamos algo de espacio para nosotros…

    Y luego si, empezamos a hacer los viajes más serios, esos en los que hay que pagar más, es que cuando niños les da la misma, pero para uno, que tiene que pagar, no es lo mismo… Yo creo que es mejor hacerlo cuando tienen consciencia de la forma en que funciona el mundo… fue en avión, era su primera vez y las caras de emoción me encantaron, esos ojos no cabían en esas caras… Y bueno además ya se puede mantener una buena conversación con ellos, escuchar sus puntos de vista, sus opiniones y verlos como personas, no como esos niños de la familia, fue lindo, fue un privilegio…

    Hicimos un viaje mas así, pero ya sin mamás, solo sobrinos y tíos, mi esposo y yo…Delicioso, la pasamos muy bien y fortalecimos lazos, eso es algo que deja el viajar…

    Y ya están grandísimos, la niña y el niño grande ya están viajando solos por el mundo, estudiando afuera, ya no son niños, creo, 21 y 22… Me da risa, son inmensos y yo todavía los veo como mis niños, el otro de 19 llega en este abril, él decidió estudiar aca, yo creo que es porque es el más consentido… esperamos sus historias… Los dos mas chiquis están contemplando sus destinos. Eso si, ya saben que apenas acaben el colegio se van de viaje… Bueno eso pienso yo, no sé las mamás…

    En conclusión, con nuestra experiencia, para nosotros fue mejor ir de a poquitos en lo que respecta a los viajes…

    …Eso te cuento querida Aldana…

    Un abrazo

    Saludes a tu hermoso hijito y a Dino…

    • Hola Ana!!
      Muchas gracias por compartir tu experiencia!! Me encantó tu primera frase!! jaja tal cual!
      Es verdad que en algunos casos puede ser mejor ir de a poco, porque realmente es muy agotador cuando son pequeños y es verdad que de más grande unos puede conversar con ellos y compartir muchísimas cosas, desde la planificación y el armado del equipaje, hasta conversaciones sobre los lugares que se visitan. Pero como dijimos en otro post, también es verdad que a veces los papás somos un poco ansiosos! Y eso es lo que nos pasó a nosotros!! Por eso este año la idea es hacer cosas más tranquilas y viajes más cortos. Veremos qué pasa. Eso sí, nuestra ansiedad hace que queramos que ya sea un poco más grande para viajar de otra manera y, sobre todo, escucharlo!
      También es verdad que cuando son tan chicos para ellos es lo mismo jugar en una plaza de Praga, que de Buenos Aires. Pero por un lado, a lo mejor al estar en contacto con otras personas que hablan diferente o que visten distinto o que, físicamente, tienen rasgos distintos, puede ser que comiencen a incorporar determinados valores o, puede ser, que al estar cambiando de lugar tan seguido desarrollen un gran sentido de la adaptabilidad, como le pasó a Tahiel.
      Me encanta que hayas podido viajar tanto con tus sobrinos! Es hermoso! Y que ellos lo sigan haciendo!
      Muchas gracias, otra vez, por compartir tu experiencia! beso grande y saludos!!
      besos
      Aldana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *