Krems y un salto a la fama

Ella sabía lo que necesitábamos. No habíamos hablado mucho, pero lo intuía. A veces los amigos tienen esas cosas. Por eso, a las pocas horas de recibir mi mail nos respondió:

“Se vienen a mi casa. Yo no estoy, pero mi mamá los va a buscar a la estación de trenes (está a dos cuadras de casa) y les da la llave. Se quedan el tiempo que quieran. Yo llego el martes, si quieren me esperan. Les va a gustar. Es un lugar pequeño, con mucho verde y el río al lado”.

Y así fue que llegamos a Krems, una pequeña ciudad a orillas del Danubio, a 70 km hacia el noreste de Viena, donde la naturaleza y la historia se mezclan y dejan espacio para el descanso que fuimos a buscar. Una pequeña ciudad que jamás hubiéramos ido a conocer porque, simplemente, no sabíamos que existía. Pero existe. Y para muchos es tan conocida como para nosotros es Mar del Plata.

Uno de los aprendizajes de los viajes es entender lo relativo que son las cosas. Para los que vivimos en Sudamérica, por ejemplo, Krems no es una ciudad que podríamos decir “conocida”. Más bien creo que no la conoce casi nadie. La ciudad de Austria que más escuchamos nombrar es, sin dudas, Viena. Nosotros nunca hubiéramos llegado a esta ciudad si no hubiera sido porque nuestra amiga Elena vive allí.
Pero para muchos austríacos, alemanes, checos y eslovenos, por nombrar solo algunos, Krems es una ciudad muy conocida. No solo eso. Es uno de los lugares de paso obligado para realizar algún circuito por sus viñedos o en bicicleta bordeando el río Danubio. Krems está en “la lista de lugares a conocer” de muchos de ellos y hasta hablan de la famosa iglesia, de la famosa ruta o de la famosa casa de tapas y vino. Me sorprende la facilidad con que muchas veces perdemos de vista que aquello que es famoso y conocido para nosotros, no lo es para muchas otras personas. O al revés. Viajando me di cuenta que el mundo es demasiado grande, que hay miles de lugares interesantes para conocer (¡mi lista es cada vez más extensa!) y que muchos de ellos todavía ni sé que existen! Krems fue uno de esos lugares. Totalmente desconocido para nosotros, pero muy famoso para quienes viven en esa partecita del mundo.
Y, desde ahora, una ciudad que para nosotros saltó a la fama.

Una tarde nos fuimos a pasear por los viñedos y tuvimos estas hermosas vistas.

krems3

 

krems1

 

Apenas bajamos del tren que nos traía desde Praga vimos a la mamá de Elena. Era imposible no reconocerla porque es igual a su hija. Con una sonrisa enorme nos recibió y nos acompañó al departamento. Luego de darnos todas las indicaciones, nos despedimos y quedamos en vernos para festejar el cumpleaños de Dino.
En el living nos esperaba una sorpresa. Elena nos había dejado sobre la mesa algunos regalos que nos alegraron el día.
Un canguro (que ahora se llama Elena) para Tahiel.
Una botella con jugo de apricot, que es como el damasco y se cultiva en la zona.
Un folleto y mapa de la ciudad (para mi colección de mapas).
Una navegación por el río Danubio.
Un paquete de caramelos típicos del lugar.
Y una hermosa carta.

 

regalos

 

Estuvimos unos días en la ciudad y nos dedicamos a descansar y a pasear por su casco histórico. Un lugar tranquilo, donde la gente camina despacio, sin apuro, donde las calles parecen estar siempre vacías, donde los amigos se sientan a tomar un café o una cerveza a cualquier hora del día y donde no paramos de encontrar turistas, felices de tachar “krems” de su lista de “lugares para visitar”.

kremscasco

kremscasco2

kremscasco6

kremscasco5

kremss

 

Circuitos en bicicleta bordeando el Danubio

Una de las actividades que más personas realizan por esta parte del mundo es un circuito en bicicleta que recorre todo el río Danubio, desde su nacimiento, en Alemania, hasta su desembocadura, en el Mar Negro. Ese circuito pasa por Krems. Claro que no todos cubren los aproximadamente 2.800 kilómetros de longitud que tiene uno de los ríos más largos de Europa. Muchos deciden recorrer solo un tramo, por ejemplo, desde Viena hasta Krems o hasta alguno de sus pueblos vecinos.
Entre los pueblos con viñedos se encuentran Dürnstein (el más típico de la región), Spitz, Weissenkirchen, Strass (donde fuimos a conocer al resto de la familia de Elena) y Langenlois.
El camino es muy bello, atraviesa montañas, viñedos y pequeños pueblos en los que es una actividad obligada parar en un Heuriger. ¿Qué son los Heuriger? Son bares de vinos y tapas, que generalmente no tienen mesas “a la calle” y, para saber dónde se ubican o si están abiertos, colocan una señal en la puerta. La señal suele ser un objeto hecho con plumas, alambres y banderines. La comida es riquísima (y el vino también).

 

kremsbici

pueblos3

pueblos2

Este es el Heuriger que fuimos con Elena. Tenía esa señal que ven en la segunda foto y comimos las ricas tapas que ven la tercera imagen.

heuriger

señales

tapas

 

Navegación por el Danubio

Para los que prefieren ver el río “desde adentro”, pueden optar por alguno de los cruceros que se realizan en la zona. Desde Krems salen varias embarcaciones que hacen un recorrido por las aguas del Danubio de una o más horas. Las embarcaciones para en los principales pueblos cercanos en los que hay castillos abandonados, más viñedos, iglesias antiguas y fortificaciones. Muchos optan por subir sus bicicletas al barco, bajarse en algún pueblo, recorrer en dos ruedas sus alrededores y volver a Krems en el barco de la noche. Entre esos pueblos se encuentra el de Willendorf, donde se descubrió la estatua de la fertilidad de más de 25.000 años, conocida como “La Venus de Willendorf”. Pueden ver algunos de los recorridos en esta web.
Elena nos había invitado a subirnos a uno de los barcos de Brandner y ahí estuvimos a la hora pautada.
Una de las cosas que más nos gustó de la navegación con ellos fue que había un sector para niños! Desde que nació Tahiel entendemos lo importante que es la existencia de estos espacios para que los padres podamos disfrutar de alguna actividad. No era la primera vez que hacíamos una navegación con Tahiel y siempre estuvimos corriéndolo por todas partes. Esta vez fue diferente, porque él estaba totalmente ocupado en su mundo de tizas, colores, barcos y libros, y nosotros pudimos apreciar el paisaje. Creemos que para las empresas no es tanto esfuerzo y para los padres es un gran beneficio.

danubio

 

danubio2

danubio3

danubio4

viñedosdanubio

 

Krems quedará para nosotros en la lista de aquellos lugares que recordaremos por siempre. No sólo porque encontramos esos días de descanso y de rutina que a veces se necesitan cuando viajas con un bebé, sino también porque pudimos conocer de cerca un pedacito del mundo de nuestra amiga. Una amiga que el camino hizo que nos conozcamos en Mendoza, hace varios años, y que la magia del camino hizo que nos reencontráramos en Buenos Aires y en Krems. Gracias, Elena, por todo!

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama “Magia es Viajar” y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa. Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

Llegamos a Krems en tren, gracias al Global Pass de RailEurope. Europa es ideal para recorrerla en tren.
Nuestra amiga Elena acaba de sacar su libro sobre Turismo Creativo. Está en inglés, pero los invito a conocer de qué se trata su proyecto en este link.
Aldana Chiodi
Seguime en:

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi
Seguime en:

Latest posts by Aldana Chiodi (see all)

About Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida. Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá. También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.

3 thoughts on “Krems y un salto a la fama

  1. Queridos amigos,

    Muchísimas gracias por este lindo post, me alegro mucho de que les haya gustado tanto la experiencia de Krems !!! Fue un placer enorme recibirles en casa, y ya saben que siempre están los bienvenidos siempre que vuelven por estos lados. 🙂

    Un abrazo muy muy fuerte, hasta pronto en este mundo fantástico,

    Elena!

  2. Hey Aldana and Dino

    I am happy to hear from you!
    Maybe you remember me, a tall swiss guy, hitchhiking around. We met in Tibet 2010 (Wow, fucking five years ago, really?)
    I was again traveling in the area, but haven’t met that awesome people as last time… ;-D

    Hope you are fine in Österreich, get in touch, if you are getting into my territory! (Switzerland ist awesome, although expensive.)

    Best, Cy

    • Hey!!! Yes!!
      We always remember you!
      Five years ago? wow!! hahaha Was a very very nice experience win Tibet!
      We have very nice memories!
      Thank you very much!
      Stay in touch!
      Aldana, Dino and Tahiel! (now, we are three!!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.