Qué hacer en Río de Janeiro con niños

¿Vas a viajar a Río de Janeiro con niños y no sabes qué hacer con ellos además de la playa? ¿Pensás que la única opción es hacer excursiones a Buzios o Ilha Grande? Esas, seguramente, son buenas opciones, pero en la ciudad de Río de Janeiro también hay mucho para ver y hacer en familia. Te compartimos algunas ideas para que decidas según los intereses de tus niños.

 

HACER ARBORISMO O CANOPY EN EL PARQUE DA CATACUMBAS

Una de las características más lindas de Río de Janeiro es la convivencia de espacios naturales y urbanos. Por eso, no es raro que a unas pocas cuadras del mar y de la zona costera de Ipanema encontremos el Parque da Catacumbas. Este parque ofrece la posibilidad de hacer senderismo hasta unos miradores y de trepar por los árboles con los chicos de Lagoa Aventura. Tahiel (y Dino) estaban felices en la tirolesa, en la pared de escalada y en las distintas pruebas sobre los árboles. Una actividad de la que puede disfrutar toda la familia y que los niños disfrutarán un montón!

Pueden leer nuestra experiencia, que la cuenta Tahiel en El día que hice arborismo por primera vez, en el Parque da Catacumbas.

 

NAVEGAR EN LA LAGUNA RICARDO FREITAS, ALQUILAR BICICLETAS o
CONOCER EL JARDÍN BOTÁNICO

Los fines de semana, los alrededores de la Laguna Ricardo Freitas (justo frente al Parque Da Catacumbas) se llena de familias locales que salen a disfrutar del aire libre, así que si viajas a Río de Janeiro con niños es una buena opción hacer lo mismo que ellos. Se pueden alquilar bicicletas o carritos para pedalear y dar la vuelta por los alrededores de la laguna. También se pueden alquilar pequeñas embarcaciones con formas de cisne para navegar por la laguna.
Si en la familia hay amantes de la botánica y los paseos por la naturaleza, una buena opción es conocer el Jardín Botánico, cuya entrada también se encuentra alrededor de la Laguna Ricardo Freitas. El jardín Botánico de Río de Janeiro tiene 137 hectáreas con muchísimas especies diferentes. Presenta un jardín japonés, un camino con palmeras de más de 30 metros, recintos con orquídeas y bromelias y edificios históricos, como la Casa dos Pilões y la antigua fachada de la Academia de Bellas Artes. Además hay un área de picnic y, para los más chicos, un amplio espacio con juegos infantiles.

 

 

VISITAR EL POSTO 12 EN LEBLÓN

Si viajas a Río de Janeiro con niños, seguramente ellos quieran ir a la playa. Si bien la ciudad no tiene esas playas a las que todos describen como “paradisíacas”, tiene playas muy lindas y a las que se puede ir en familia sin problemas. Una de ellas es la playa de Leblón, más precisamente cerca del Posto 12 (puesto 12, donde están los guardavidas y los baños). ¿Qué tiene de especial este lugar? Un enorme espacio en la arena con juegos exclusivos (y gratis) para los niños donde podrán pasarse horas entretenidos. Y si ellos están entretenidos, los adultos estamos más tranquilos.

 

 

CONOCER BARRA DE TIJUCA

Si seguimos con el tema “playas”, una de las zonas de playas más tranquilas para visitar en familia es la de Barra de Tijuca. Barra de Tijuca es un barrio algo alejado del centro de la ciudad, donde se realizaron importantes obras de infraestructura por la organización del Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos en Brasil, cuyas playas tienen la particularidad de ser “más naturales” que el resto de las playas urbanas. La principal diferencia con las de Copacabana o Ipanema es que en su costanera no hay tantas edificaciones y eso le otorga un aire más naturales.
A Barra de Tijuca se puede llegar en metro y se demora unos 20 minutos desde, por ejemplo, Copacabana. Se bajan en la estación Jardín Oceánico y, desde allí, caminan unas pocas cuadras hasta el mar.
Para los niños, hay una linda plaza llamada Iván Passini, con juegos y bastante verde. Además, varios de los primeros chiringuitos (hasta la avenida Ayrton Senna) tienen juegos en la playa. ¡Y esto es muy bueno!

Para conocer las cuestiones positivas o negativas de cada una de las playas más conocidas de Río de Janeiro pueden leer ¿Copacabana, Ipanema, Leblón o Barra de Tijuca? ¿A qué playa vamos?

 

 

VISITAR EL MUSEO DEL MAÑANA y el BULEVAR OLÍMPICO

En el llamado Bulevar olímpico, inaugurado con motivo de los Juegos Olímpicos y del Mundial de Fútbol, se construyó el Museo del Mañana (Museu do Amanhã). Es un museo que nos encantó y lo recomendamos mucho, sobre todo para los niños más grandes. El recorrido por el museo está pensado de manera que nadie quede indiferente. La muestra permanente del primer piso propone un recorrido por cinco núcleos temáticos: Cosmos, Tierra, Antropología, Mañana y Nosotros. Cada uno de estos temas se desarrolla de manera interactiva y moderna en un espacio diseñado especialmente para ello. La idea es que en cada uno el visitante conozca cómo funciona el planeta y reflexione sobre lo que la sociedad está haciendo en su día a día.

Pueden leer nuestra experiencia en El Museo del Mañana, en Río de Janeiro.

 

 

VISITAR EL ACUARIO

No somos muy partidarios de visitar este tipo de atracciones, pero sabemos que a muchas familias les gusta y que muchos chicos lo disfrutan y es la posibilidad que tienen de ver animales. Por eso, les contamos sobre este espacio. El Aqua Río se ubica casi al final del bulevar olímpico, tiene una planta baja donde se puede comer y participar de algunos juegos, y se destaca por un enorme estanque atravesado por un túnel transparente por el que las personas pueden caminar y sentirse envueltas por agua y peces de distintos tipos.
Sino quieren conocer el Acuario, igual les sugerimos que lleguen hasta la puerta ya que allí hay una plaza con juegos muy entretenidos para los chicos, como los de las fotos.
Además, pueden alquilar la “moto” que tiene Dino en la foto y hacer un paseo guiado por el bulevar olímpico. Una de las cosas más interesantes es escuchar la historia del mural “Etnias”, realizado por Eduardo Kobra.

 

TOMAR EL TREN AL CORCOVADO

Uno de los iconos de Rio de Janeiro es la estatua del Cristo Redentor, que se ubica en el cerro Corcovado. Una de las maneras más fáciles de llegar es en el famoso tren del Corcovado, un trencito de color rojo que los niños disfrutarán. Una vez arriba, hay escaleras mecánicas para acceder a la base del cristo. Les recomendamos ir por la mañana. Y, si van en temporada alta, tengan en cuenta que suele haber mucha gente, por lo que los tiempos de espera son extensos.

Pueden leer nuestra experiencia e información práctica (cómo llegar, precios, etcétera) en Cómo y cuándo visitar el Cristo Redentor en Río de Janeiro.

 

MIRAR EL ATARDECER DESDE EL PAN DE AZÚCAR (y subir en FUNICULAR)

El viaje en funicular, seguramente, les gustará a los niños, pero lo que más van a disfrutar en familia es el atardecer sobre la ciudad desde el Pan de Azúcar. Para llegar hasta allí se recorren dos tramos en funicular. El primero hasta el cerro Urca y, el segundo, desde el cerro Urca al Pan de Azúcar. Si bien Tahiel no paro de correr en la cima del Pan de Azúcar, si sus niños son más grandes ustedes podrán comprarse algo para tomar en alguno de los bares y sentarse a disfrutar en tranquilidad.
Un dato a tener en cuenta si los niños son más pequeños es que a muy pocos metros del ingreso al teleférico se encuentra playa Vermelha, una pequeña playa a la que suelen ir los locales, que cuenta con una plaza donde los pequeños pueden entretenerse un buen rato antes de subir.

Pueden leer nuestra experiencia e información práctica (cómo llegar, precios, etcétera) en Cómo y cuándo visitar el Pan de Azúcar en Río de Janeiro.

 

 

DISFRUTAR DEL PARQUE MADUREIRAS

El parque Madureira se ubica en el barrio del mismo nombre, cuna de la samba. El parque cuenta con más de 90 mil metros cuadrados: un enorme espacio donde los locales y los visitantes disfrutan de canchas de fútbol, voley y básquet, junto a pistas de patinaje, skate, paseos y juegos infantiles, fuentes, arroyos y lugares para comer. Además, hay espacios para recitales y muy cerca se encuentra el Mercado de Madureira, con más de 500 tiendas. Es ideal visitarlo un sábado o un domingo para compartir la rutina con las familias locales.

 

OTROS MUSEOS

Río de Janeiro cuenta con algunos museos que pueden ser muy interesantes para visitar en familia, según los gustos y características de los integrantes. Nosotros no los visitamos, pero nos los recomendaron.
Entre estos museos se encuentran:

  • Museo del fútbol. Ubicado en el barrio de Barra de Tijuca, es un espacio de 1000 metros cuadrados en el que se expone la historia del fútbol brasileño. Para conocer sus horarios y tarifas pueden visitar la web oficial del Museo del fútbol.
  • Museo Casa do Pontal. También ubicado en el barrio de Barra de Tijuca, este museo ofrece la posibilidad de conocer escenas de la vida cotidiana, creencias y costumbres populares de todas las regiones del país, a través de obras de arte, que incluyen muñecos y títeres. Una de las actividades que, posiblemente, más disfruten los niños es la interpretación de los guías en obras de teatro y cantos. Pueden conocer tarifas, horarios y cómo llegar en la web oficial del Museo Casa do Pondal.
  • Museo de Historia Natural y Antropología o Museo de la Quinta de Boa Vista. Según los gustos de los integrantes de la familia, recorrer este museo puede ser muy interesante. Posiblemente a los chicos les llame la atención los sarcófagos, las momias y los esqueletos de dinosaurios. Pueden consultar horarios, tarifas y actividades especiales en la web oficial del Museo Nacional UFRJ.
  • Museo Planetario de Gávea. El Planetario de Río de Janeiro se ubica muy cerca de la Laguna Ricardo Freitas. Tiene varias muestras y juegos interactivos que engancharán a todos los integrantes de la familia. Además, en sus cúpulas se pueden ver increíbles imágenes del universo. Pueden consultar horarios, tarifas y actividades especiales en la web oficial del Planetario de Gávea.

 

¿YA TENES DÓNDE ALOJARTE EN RÍO DE JANEIRO?
Si todavía no tenés el lugar, no dejes de darle una mirada a las ofertas que hay en Agencia Heidelberg. Si al reservar avisan que lo hacen de parte de Magia en el Camino, les hacen un descuento y a nosotros nos dan una comisión que nos ayuda a seguir armando estas guías.
Nosotros alquilamos con ellos el departamento y nos resultó muy práctico. Teníamos la ubicación que queríamos (a media cuadra de una plaza) y estuvieron muy atentos a nuestros  llamados durante la estadía porque tienen guardia las 24 horas.

 

Si estás leyendo este post es porque, seguramente, vas a viajar con niños. A lo mejor te sirven estas ideas y consejos para viajar en familia.

 

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá y en Instagram acá. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama “Magia es Viajar” y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa.
Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

Aldana Chiodi

Aldana Chiodi

Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y aprendíz de fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo y la nueva vida que elegí junto con mi compañero y amor: La libertad es un viaje de ida.
Si querés saber más sobre mi historia podés leer acá.
También podés visitar mi blog personal o sumarte a las redes sociales.
Aldana Chiodi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *