Ver nevar por primera vez en el Cerro Castor

El Cerro Castor va a quedar en mi mente para siempre. No solo porque es un lugar que me encantó (y después les cuento bien por qué) sino porque fue la primera vez que vi nevar en mi vida. Y, además, fue la primera vez también para mi papá y mi mamá. Si bien ellos tuvieron que esperar más de 40 años y yo solo unos 6, me encantó poder vivirlo con ellos.
Además, fue el primer lugar donde hice un muñeco de nieve, aunque no quedó como me lo imaginaba. Pero mejor les cuento todo lo que pueden hacer en el Cerro Castor y les dejo las fotos del gran día de la nevada.
Si van a viajar a la ciudad, creo que les va a ser muy útil leer esta guía sobre Qué hacer y ver en Ushuaia.

El Cerro Castor es uno de los centro invernales más importantes de Ushuaia. Se ubica a unos 25 km de la ciudad, sobre la ruta nacional 3. Se abrió en 1999 con una infraestructura mucho menor a la actual. Hoy en día es el centro de esquí más austral del mundo y cuenta con medios de elevación para todas las categorías de esquí. Además, tiene un complejo de cabañas entre el bosque de lengas y 8 puntos gastronómicos para comer o tomar algo, desde donde se pueden apreciar distintos ángulos del paisaje. Lo bueno de la oferta gastronómica es que hay desde café y comida rápida hasta opciones gourmet. También hay pista de patinaje sobre hielo y un lugar exclusivo para los peques. Esto último me encantó.

Llegamos al Cerro Castor en transfer privado, porque no hay transporte público que te acerque al lugar. El día estaba entre soleado y nublado, pero nunca nos imaginamos que se estaban dando las condiciones para una nevada.
Si uno no tiene el pase semanal o mensual, se puede sacar el pase peatón, un pase que te permite llegar hasta la cota 480 en aerosilla. En la cota 480 nos encontramos con un restaurante, con algunas pistas y con la escuela infantil que llaman jardín de nieve. Allí, los niños se pueden quedar todo el día mientras sus papás y sus mamás esquían. Hay juegos, espacio para dormir, para comer y, obviamente, también toman clases de esquí. Me encantó el lugar y la mascota!

Si querés alquilar auto en Ushuaia, no dejes de consultar los precios en el siguiente banner:

 

 

Nosotros no nos quedamos al Jardín de Nieve, pero nos divertimos un buen rato intentando armar un muñeco de nieve. No quedó como lo que yo más tenía en mente, pero siempre voy a recordar que armé mi primer muñeco de nieve en el Cerro Castor. Y que lo armé con mi mamá.

Después de una «guerra» de nieve con mi papá, vimos que el cielo empezó a ponerse negro y que el viento soplaba cada vez más fuerte. Pensamos que era un buen momento para bajar por la aerosilla. Así lo hicimos y una de las cosas que más me gustó, además del paisaje, claro, fue ver a las personas haciendo esquí o snowboard justo debajo nuestro. Cuando llegamos a la base del Cerro Castor y nos bajamos de la aerosilla sentimos una nevada suave, pero no me ilusioné mucho, aunque seguía el viento fuerte.

Pero a los pocos minutos se hizo más intensa y… ¡empezó a nevar! Yo estaba muy emocionado y no podía parar de saltar en la nieve. Es una sensación linda y extraña al mismo tiempo. Los veía a mi mamá y a mi papá también emocionados y eso me ponía más contento. Siempre, las cosas en familia las disfruto más. Estábamos en Ushuaia, en el Cerro Castor, viendo nevar por primera vez y eso quedará siempre en mis recuerdos.
Después de jugar un poco nos metimos en uno de los puntos gastronómicos que tiene el Cerro Castor para refugiarnos del frío y la nieve. Nos quedamos mirando por los enormes ventanales el espectáculo que nos estaba regalando la naturaleza mientras nos tomábamos un riquísimo chocolate (bueno, mi papá y mi mamá prefirieron café con leche) y comíamos una chocotorta que todavía me acuerdo lo rica que estaba.

Si van de viaje a Ushuaia en invierno les recomendamos que, aunque sea un día, se den una vuelta por el Cerro Castor. Si son expertos en el esquí, no lo duden, porque acá van a encontrar todo lo necesario para tener una gran experiencia. Les recomendamos mirar bien todas las ofertas que tienen, las fiestas que organizan y el precio de los pases en cada temporada en la web oficial del Cerro Castor.

Yo, por lo pronto, me quedo con uno de los mejores recuerdos del viaje: ver nevar por primera vez en el Cerro Castor.

 

¿TENÉS ALOJAMIENTO EN USHUAIA?

Nosotros nos alojamos en Via Rondine. El lugar es muy cálido y te ayudan mucho con todo lo que necesitás. Está a mitad de camino entre el centro y el aeropuerto. No tiene restaurante, pero podes comprar comida y llevarla al comedor. Y, además, tiene unas vistas hermosas!

 

Pero si querés buscar otras opciones, podés hacerlo con el siguiente cuadro de búsqueda. Si reservás desde este cuadro, a vos te sale lo mismo y a nosotros nos ayudas con una pequeña comisión que nos dan. ¡Gracias!



Booking.com

 

SI VAS A VIAJAR A USHUAIA, A LO MEJOR TE INTERESA ESTO:

¿Te gustó el post? ¿Te fue útil la información? Si así fue, te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino. También te esperamos en twitter acá y en Instagram acá. Gracias!

¿Ya conocés nuestro libro de viajes? Se llama «Magia es Viajar» y cuenta nuestras vivencias por Asia, África, América y Europa. Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir con todo lo que implica Magia en el Camino. Para sumarte hacé click aquí.

Seguime en:

Tahiel

Soy Tahiel, el tercer integrante de Magia en el Camino. Soy muy nuevo en esto del blog y las redes sociales, pero ya tengo mi propia columna. Espero que les guste!
Seguime en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.